Otros Columnistas
brújula

Exceso de autoritarismo

Tres meses después de su victoria electoral, apenas 36 por ciento de los franceses están satisfechos con su labor.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 04 de 2017
2017-08-03 10:21 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Tres meses después de su victoria electoral, apenas 36 por ciento de los franceses están satisfechos con su labor, de acuerdo con una encuesta realizada por el instituto de sondeos YouGov.

En un mes, el presidente más joven de la historia de Francia, perdió 7 puntos de popularidad, según YouGov. Esta caída es inédita desde la instauración de la Quinta República (1958), a excepción del presidente conservador Jacques Chirac, electo en 1995.
Incluso su predecesor, el socialista François Hollande, quien terminó su mandato en mayo del 2017 como el presidente más impopular de los últimos tiempos, tuvo un declive menos abrupto, y a los tres meses de su mandato (julio 2012) retenía 56 por ciento de popularidad, según Ifop.

El politólogo Jérôme Fourquet, de Ifop, explicó que las razones de este desplome son varias. “Es el resultado de descontentos y reclamaciones diversas que emanan de categorías de población diferentes”, sostiene. Algunas de las medidas que han pesado en su contra son el anuncio de un plan de recortes para sanear las cuentas públicas, los planes para aumentar el tributo conocido como ‘Contribución Social Generalizada’ para la seguridad social y su intención de recortar las ayudas a la vivienda.

Según Fourquet, también afectó la imagen del presidente el pulso que tuvo con el jefe de Estado Mayor de Francia, el general Pierre de Villiers, por recortes en Defensa, que acabaron con su renuncia. Muchos franceses, señala el politólogo, vieron un “exceso de autoritarismo”. A esto se añade, sobre todo entre el electorado de izquierda, la recepción en gran pompa del presidente ruso Vladimir Putin y el estadounidense Donald Trump.

De acuerdo a Fourquet, una parte de los franceses comienza a ver a Macron como a un “gran seductor” y un “extraordinario comunicador” para ocultar una política de austeridad.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado