Otros Columnistas
Brújula

Las previsiones de crecimiento global del FMI

En la víspera de la cumbre del G20, el FMI pintó ayer un panorama económico global halagüeño, aunque con desafíos.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
julio 06 de 2017
2017-07-05 09:21 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

En la víspera de la cumbre del G20, el FMI pintó ayer un panorama económico global halagüeño, aunque con desafíos, debido a la incertidumbre fiscal en Estados Unidos, o la gran dependencia del crédito en China.

Según el informe del organismo multilateral ‘Perspectivas globales y desafíos políticos’, publicado ayer, las proyecciones de crecimiento para este año y el 2018 a nivel global se mantienen alrededor del 3,5 por ciento, pero el peso que sostiene ese crecimiento cambia con un mayor papel de Europa y Asia y menor en el caso de Estados Unidos.

Sobre la primera potencia mundial, el análisis destaca la “significativa incertidumbre” en lo que respecta a la política fiscal, algo que llevó al Fondo a rebajar las previsiones de crecimiento del PIB a 2,1 por ciento para el 2017 y el 2018, del 2,3 y 2,5 por ciento que había calculado hace apenas tres meses.

A la vez, considera que el “robusto” crecimiento chino tiene aspectos “vulnerables”, al estar apoyado en “una rápida expansión del crédito y fiscal”. En opinión del Fondo, “las políticas que apoyan los niveles actuales de crecimiento (en China) están asociadas a trayectorias potencialmente insostenibles de deuda privada y pública, así como un boom de precios de activos, pese a que las autoridades están tomando medidas”.

El Fondo espera “un crecimiento ligeramente más firme” en economías europeas y asiáticas. La zona euro se verá beneficiada por el estímulo monetario del Banco Central Europeo y una mayor demanda interna. Japón se moderará después de varios trimestres de crecimiento. En cuanto a los mercados emergentes, el crecimiento “seguirá tomando fuerza, con la recuperación de la demanda externa” y la estabilización de economías dependientes de los precios de las materias primas como Rusia o Brasil.

La recomendación de FMI es aprovechar el impulso de crecimiento para establecer políticas que mantengan el potencial de avance de cada país, a la vez que se busca una mejora económica más resistente, equilibrada y que reduzca las desigualdades.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado