Otros Columnistas
columnista

Cambiando el ‘chip’

Estamos pasando por una negativa expectativa sobre el futuro del país.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
septiembre 14 de 2017
2017-09-14 09:20 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Hablando con empresarios, ciudadanos, periodistas y políticos se puede concluir rápidamente algo: estamos pasando por una negativa expectativa sobre el futuro del país. Cada día aumenta la percepción en cuanto a que las cosas van por mal camino, sin importar la filiación política del interlocutor. Todas las encuestas de percepción coinciden en el sentimiento de negativismo.

Sin embargo, en los últimos días se puede sentir un cambio en el tono de varios empresarios, pues han entendido que no hay que seguir quejándose ni esperando un mayor hundimiento de la economía porque, al final, eso limitará cualquier proyecto nuevo que se quiera poner en marcha. No se trata de perder la objetividad a la hora de analizar la situación económica ni las cifras económicas como el empleo, la inflación, las tasas de interés, el precio del dólar y las próximas elecciones presidenciales. Es más, está clarísimo que el repunte económico para el segundo semestre se dará, pues además de haber antecedentes históricos para Colombia, ya hay señales que anticipan mejorías.

Sin embargo, difícilmente se cumplirá la meta de crecimiento económico del 2 por ciento por parte del Gobierno para el 2018. Es mejor estar parados en esa realidad con el fin de evaluar con objetividad para planear la estrategia a seguir.

Vamos a entrar en una campaña presidencial que polarizará al país aún más, pero es clave proteger un bien común como lo es Colombia. Para ello, es recomendable analizar las propuestas realistas de los candidatos, sin sesgos populistas, que tanto daño le han hecho a economías de países vecinos. Aunque algunas medidas puedan ser antipopulares, es hora de sincerarnos.

La reciente visita del Papa Francisco dejó varias lecciones: unidos somos un país organizado, seguro y de alta proyección; la polarización política no deja más que pobreza y violencia; pensar como país por el bien de todos. Si seguimos nadando en el pesimismo será mucho más difícil salir del fango más adelante, así que empecemos a cambiar la actitud, si nos cambiamos el chip, tendremos cómo ver una recuperación en todos los frentes más temprano que tarde. Nadie sale a jugarse un partido pensando en que va a perder.

Es hora de ponerse la camiseta, de entender que nuestro futuro está en juego, que debemos materializar los más grandes proyectos de la región, que tenemos el potencial, que tenemos a los líderes y a las empresas para lograr ese objetivo, que somos un país rico en recursos humanos y naturales, que debemos permitir que aquellos recursos naturales sean explotados para el beneficio de las comunidades. Pero para que ese objetivo común sea una realidad, es necesario elegir bien a los mandatarios regionales y nacionales. Estamos entrando en la nueva etapa electoral, tal vez en las elecciones más importantes de la historia de Colombia.

Esa decisión colectiva en las urnas puede representar que el país alcance ese potencial económico y social en miles de zonas que serán productivas en lugar de ser escenarios de guerra. Debemos escoger a un líder, a un gestor, a un visionario y a un buen presidente de la República, alguien que nos augure una inmediata recuperación de la confianza inversionista, tanto local como extranjera.

Camilo Silva Jaramillo
Valora Inversiones

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado