Otros Columnistas
columnista

El ‘sin propósito’ de la educación

Para empezar: la educación no deja de ser un aparato de ideas.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 30 de 2017
2017-08-30 08:24 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La cuestión sobre la educación, esa que se aparta de los lugares comunes que la aclaman como ‘lo más importante’, debería centrarse en entender cuál es su razón de ser y qué quiere promover. Para empezar: la educación no deja de ser un aparato de ideas.
En la reflexión cotidiana y doméstica siempre cabrá la pregunta sobre cuál es el mejor colegio o universidad: ¿el que tiene buenos resultados? ¿El que cultiva la ciencia y la tecnología? ¿El que tiene una impronta fuerte en valores? o ¿El que se puede pagar? Toda familia afronta el momento en él que debe hacerse esas preguntas. La mayoría responde pronto, pues solo tienen una opción: el colegio público más cercano.

Unos años atrás, siendo secretaria de Educación de Antioquia, un buen hombre me dejó una lección que puso a prueba mi coherencia. Me dijo: “Si los funcionarios públicos tuvieran que educar a sus hijos en la educación pública, estoy seguro de que sería la mejor”. Entendí que no solo era un mensaje para los servidores públicos, sino para todos.

Aún pienso en esa sentencia. Nunca tuve hijos y siempre me pregunté si los habría educado en un colegio público colombiano. En esa opción de educación por la que he trabajado durante tantos años, en algunos casos con logros y, en muchos otros, con frustraciones. No me lo pregunto por los profesores, como se atreven algunos a afirmar, sino por las falencias estructurales del sistema, partiendo de su propia concepción. De hecho, la propia ley de educación –a la que es difícil encontrarle su intención– está diseñada para crear brechas.

Tal vez muchos no han leído esa Ley (la 115 de 1994) que regula la educación preescolar, básica y media de Colombia. Los invito a hacerlo en algún momento, les ayudará, sobre todo, a entender asuntos como las diferencias entre los colegios y la distancia entre la educación como servicio y como proyecto de formación.

La educación en Colombia está en crisis. Pero no por los paros, ni por los resultados en Pisa, ni por la reducción de presupuesto. Estos son síntomas de males mayores, pero la verdadera evidencia está en las calles, en la manera como discernimos y debatimos, en la polarización y el debate de baja altura y en cómo encaramos nuestras reflexiones éticas. Y no se trata de la educación pública: allí no estudiaron nuestros dirigentes.

Estoy cansada de hablar sobre la educación en Finlandia, porque esa no es la que necesitamos. Desde luego, queremos una educación de primer nivel para Colombia, que sea coherente y que, para empezar, tenga un objetivo: que garantice que los profesores sean valorados y que haga de nuestro país un territorio que aprende y educa. Es por eso que no es suficiente que una nación declare la educación como un derecho fundamental, si no se ha preguntado por la ciudadana y por el ciudadano que quiere formar. Ahí reside el verdadero propósito de la educación.

Claudia Restrepo
Exvicealcaldesa de Medellín

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado