Otros Columnistas
análisis

Colombia, líder en patentes de ‘software’

La SIC ha otorgado siete patentes en lo que va corrido del 2016, y además ha concedido la patentabilidad en reivindicaciones de producto. 

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
noviembre 23 de 2016
2016-11-23 08:17 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La tendencia mundial en materia de solicitudes de patentes ha sufrido cambios importantes en los últimos 20 años. Uno de los más relevantes es el ascenso de los desarrolladores de tecnologías de la información, teleinformática y software (IT), considerados hoy los nuevos líderes en este campo, por encima de industrias tradicionales como la farmacéutica.

Esta tendencia se ve más claramente al analizar las cifras del mercado norteamericano, disponibles en la Oficina de Marcas y Patentes (Uspto), cuyo volumen anual de solicitudes supera las 620.000 en todas las áreas de la tecnología, incluyendo IT. De acuerdo con las estadísticas por titulares de patentes en Estados Unidos de la Intellectual Property Owners Association, las empresas desarrolladoras de software no solo están en el top 5 o el 10, sino que el primer jugador para síntesis química, Dow Chemical Co, aparece apenas en el puesto 65, con un portafolio de 641 patentes. Empresas como Qualcomm, por su parte, figuran en el cuarto lugar, con un portafolio de 3.209 patentes, en un ranking que lidera IBM con un arsenal de 7.440 patentes.

Este nuevo panorama, ha propiciado el crecimiento del mercado mediante estrategias de exclusión con oponibilidad de patentes, algo impensable hasta hace poco en países como Colombia, jurisdicción que, pese a contar, como Estados Unidos, con un estándar legislativo acorde con los parámetros de la Organización Mundial de Comercio y el
Acuerdo sobre Aspectos de Propiedad Intelectual, relacionados con el Comercio (OMC-Adpic), lo cual supone el otorgamiento de patentes en todos los campos de la tecnología incluido IT, no protegía mediante patente desarrollos que involucraran software, sobre el entendido de que la legislación andina consideraba el soporte lógico expresamente como algo que no podía ser visto como invención.

Si bien es cierto que el sistema de patentes no protege ideas abstractas, y que el algoritmo del software es, en sí mismo, protegible como obra literaria por vía del derecho de autor, también es claro que dicha protección no es efectiva en un ámbito industrial, en el que lo fundamental es la función que se ejecuta y no la forma cómo el algoritmo está escrito. Tal función solo es eventualmente protegible vía patente, entendiendo que el papel que ejecuta el software sirve, en últimas, para solucionar un problema técnico.

En Colombia, tardamos más de 12 años desde la implementación de nuestro estándar OMC-Adpic, en el año 2000, para llegar a este entendimiento y abrirnos al patentamiento de lo que se conoce como invenciones implementadas por computador. Fue hasta el 2012, cuando la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) emitió las guías para el Examen de Solicitudes de Patente de Invención y Modelo de Utilidad, que expresamente se contempló la posibilidad de que los examinadores de patentes tuvieran en cuenta la función que ejecuta el software dentro de un producto, o un procedimiento, como parte de algo tangible y, por ende, patentable.

No obstante, el camino para la aceptación de las invenciones implementadas por computador ha sido difícil, pues, pese a la existencia de las guías, su aplicación práctica se hacía casi imposible y era común encontrar objeciones según las cuales una reivindicación caracterizada por funcionalidades no era considerada clara, lo que hacía que el producto, sin la incorporación de esa función en la solución del problema técnico, nunca resultara nuevo. Solo existían casos excepcionales en los que algunas reivindicaciones de método, difíciles de oponer a terceros, eran aceptadas como patentables, pero seguían siendo poco atractivas para la industria de IT.

Esto parece haber quedado en el pasado y se demuestra, por ejemplo, con la incursión en el 2015 de empresas como Qualcomm al sistema de patentes colombiano, con unas 60 solicitudes que incorporan invenciones implementadas por computador. De estas solicitudes, la SIC ha otorgado siete patentes en lo que va corrido de 2016, y además de reconocer la patentabilidad de reivindicaciones de método, ha concedido, en un hecho sin precedentes en Colombia y en Latinoamérica, la patentabilidad en reivindicaciones de producto caracterizadas por la función ejecutada por un software.

Si realmente estamos en presencia de una tendencia, y creemos que así es, Colombia está allanando el camino para que empresas como Qualcomm, IBM, Samsung, Huawei, Google, o Microsoft, entre muchas otras, replanteen sus estrategias de mercado en el país y en la región, y busquen proteger sus productos amparados por el sistema de patentes colombiano, permitiendo, de paso, incrementemos nuestro número anual de solicitudes de patente, que en la actualidad, y de acuerdo con estadísticas de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual es cercano a las 3.000, para tratar de acercarnos a economías como la mexicana, que alcanza unas 16.000 solicitudes. De este modo, nos convertiremos en un país atractivo para empresas e inversionistas en otras áreas de la tecnología como el software, hasta ahora inexplorada desde la perspectiva de patentes en la región.

Andrés Rincón
Socio-Director de Patentes, Cavelier Abogados.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado