Otros Columnistas
columnista

Colombia: ¿cambiar de rumbo?

Estamos en un momento de transición interna que por sí sola debería brindar las garantías que los inversores extranjeros y los mercados buscan.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
diciembre 12 de 2016
2016-12-12 09:13 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La elección del Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ha sido un evento inesperado. Desde el 9 de noviembre muchos han consagrado energía a tratar de prever lo que podría ser una presidencia del magnate. Para Colombia, los efectos de esta elección se harán sentir con fuerza. Pero, ¿qué podemos esperar?

En un sinnúmero de sus intervenciones, Trump ha aparecido indeciso en lo que concierne a la perspectiva que quería imprimir a su política exterior. Lo hemos escuchado amenazar con el uso de bombas nucleares en el conflicto en Siria, o cambiar de tonalidad sobre una serie de temas de primera importancia tanto para Estados Unidos como para el resto del mundo; por ejemplo, la construcción del muro o la expulsión de los indocumentados. Muchos piensan que es imposible saber cuáles son las posiciones de Donald Trump, o de determinar una hoja de ruta clara para su presidencia. No soy de estos.

Una pequeña serie de sus declaraciones ha sido especialmente consistente. El presidente electo de Estados Unidos repitió en varias ocasiones su rechazo a la idea de dos Estados en la región de Palestina, reiteró su voluntad de apaciguar las relaciones ruso-estadounidenses, insistió en la necesidad de redefinir la participación de su país en la Otan, hizo clara su intención de volver a negociar una serie de tratados de libre comercio, y, por último, anunció su voluntad de echar para atrás el tratado firmado en París en el 2015.

Tomados en conjunto, estos elementos son extremadamente claros. De la misma manera que Thomas Wright (Brookings Institution), quien hizo una revisión de todas las declaraciones de política exterior del candidato republicano desde los años 80, pienso que la visión del presidente electo se puede resumir en tres puntos en total coherencia con los cinco elementos presentados anteriormente: 1) oposición a la multiplicación de las alianzas, 2) oposición al librecambismo desregulado, 3) apoyo a los regímenes autoritarios. Puestos uno al lado del otro, estos elementos llevan a definir la política exterior de Trump como aislacionista y apolítica. En la actualidad, lo más parecido a esta perspectiva es la política exterior china. La misma que las administraciones de Washington critican desde hace más de 15 años.

Entonces, ante esta tempestad anunciada ¿cuál será rumbo para el país? En Colombia, no tenemos por qué preocuparnos demasiado. Estamos en un momento de transición interna que por sí sola debería brindar las garantías que los inversores extranjeros y los mercados buscan. Las reformas iniciadas desde principios del 2000 son el mejor medio para demostrar al mundo que, en un periodo de profunda incertidumbre, el país se puede transformar en una isla de relativa serenidad y continuidad. Y siguiendo el rumbo actual, los socios que podría encontrar son numerosos.

Obviamente, estar cerca del gigante cuando está a punto de dar un giro radical no es sin riesgos. Por ejemplo, los fondos prometidos por el presidente Obama podrían ser reevaluados o eliminados. Pero Colombia no está en la posición de México. A mediano y largo plazo, el país seguirá siendo un aliado útil para la Casa Blanca, y esto es un elemento muy positivo para la estabilidad en los próximos meses. Si tempestad hay, no debería pasar cerca de Colombia. Por el contrario, cambiar de rumbo nos podría llevar derecho en la tormenta.

Florent Frasson-Quenoz
Ph. D. - Universidad Externado
florent.frasson@uexternado.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado