Otros Columnistas
Columnista

‘PaZa la corriente’

En uno de los momentos más importantes de la historia, es importante hacer una revisión de los beneficios que la paz trae al sector minero-energético.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
agosto 16 de 2016
2016-08-16 09:23 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

En medio de uno de los momentos más importantes de nuestra historia, es fundamental hacer una revisión de los beneficios que la paz trae al sector minero-energético, que ha sido uno de los más afectados por el conflicto armado, aun cuando es proveedor de recursos para los programas sociales que benefician a miles de familias.

Este ramo ha aportado en los últimos cinco años 126 billones de pesos que han permitido la financiación de programas sociales y de infraestructura, como las carreteras 4G y las viviendas de interés social. Son precisamente estos recursos los que se han puesto en riesgo por las acciones violentas que impactan de forma negativa la productividad del sector; además, el conflicto ha hecho que muchos municipios padezcan atentados contra torres de energía dejando a oscuras a pueblos enteros, perjudicando su economía, seguridad y salud.

Los colombianos tenemos en nuestras manos la opción de hacer que esto no vuelva a ocurrir. En un escenario de paz, sin atentados, se aumentará la productividad del sector de hidrocarburos y minería: más producción significa mayores ingresos corrientes para la Nación y las regiones, desarrollo, competitividad y equidad. También aumentará la inversión y llegarán más beneficios a zonas del país que antes no eran atractivas para las petroleras, se favorecerán las operaciones de exploración y el transporte de crudo y gas. Además, nuestros mineros podrán tener la tranquilidad de trabajar en regiones en paz, donde puedan comercializar sus productos.

En cuanto a la energía eléctrica, los proyectos que están hechos para fortalecer el parque de generación eléctrica del país también se beneficiarán: será posible extender las redes que llevan luz a las zonas más alejadas del país, así como realizar proyectos aislados para llevar el servicio a quienes están apartados de los centros poblados, es decir, las zonas no interconectadas.

La energía es uno de los principales beneficios que se potenciará en un país con regiones libres de guerra. Hoy, existen cerca de 500 mil familias que cocinan con leña, no pueden refrigerar sus alimentos y los niños estudian con velas. Le estamos apostando a un país en el que aquellos territorios en conflicto y de difícil acceso sean lugares, en donde los proyectos de ampliación de la cobertura eléctrica se puedan concretar. Esta es la razón de ser del nuevo programa ‘PaZa la Corriente’.

La llegada de la energía a zonas alejadas permitirá que las comunidades vulnerables puedan acceder a mejores servicios de salud, a una mejor educación, y a que puedan estar conectados con el mundo a través de la televisión e internet. La ampliación en la cobertura es otra de las formas de contribuir a la consolidación de la paz para Colombia. Con la ayuda del sector privado, las autoridades locales y el esfuerzo del Gobierno Nacional podremos llevarle una luz de esperanza a más colombianos; con un servicio de energía eléctrica seguro y confiable mejoramos la calidad de vida de más familias.

Cuando pasamos la corriente y llevamos energía, combatimos la pobreza y construimos el país que queremos para nuestros hijos. Los colombianos tenemos una oportunidad histórica de tomar un mejor rumbo que ayudará a cumplir el sueño de llevar la energía a quienes hoy viven a oscuras. La paz está muy cerca y, lo más importante, está en nuestras manos. Pasa la voz, ‘PaZa la Corriente’.

Germán Arce Zapata
Ministro de Minas y Energía

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado