Otros Columnistas
Consultorio

Pronóstico reservado

El Banco de la República incrementó su tasa de intervención de 7,50% a 7,75%, en contra de nuestro pronóstico, pero en línea con los analistas.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
agosto 04 de 2016
2016-08-04 09:31 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El Banco de la República incrementó su tasa de intervención de 7,50% a 7,75%, en contra de nuestro pronóstico, pero en línea con la mayoría de los analistas. Sin embargo, habíamos anticipado que la votación sería cerrada, con varios codirectores proponiendo un incremento, con lo cual reconocíamos que había una alta probabilidad de que la decisión fuera contraria a la que anticipábamos. En efecto, 4 codirectores propusieron incrementarla a 7,75% y 3 propusieron mantenerla en 7,50%.

En nuestra opinión, hubo dos factores que pudieron haber inclinado la balanza en favor del incremento.

El primer factor fue que las expectativas de inflación de corto plazo aún se situaban por encima del rango meta de 2% a 4%, mientras que las de largo plazo ya habían vuelto a ese rango a comienzos de junio y habían permanecido ahí desde entonces. Teníamos la impresión de que el comportamiento de las expectativas de largo plazo tendría más peso que el de las de corto plazo para la decisión, pero el Emisor se refirió a unas “expectativas que superan la meta” en dos oportunidades en su comunicado.

El segundo factor pudo haber sido un aumento del pronóstico de inflación del equipo técnico del Banco para el cierre del próximo año. Recordemos que el Emisor se comprometió a garantizar que la inflación retorne al rango meta antes de finales de 2017. Hasta ahora, el equipo técnico proyectaba una inflación cercana a 4% en diciembre de 2017, pero es posible que haya aumentado en su revisión trimestral ya que los últimos datos se situaron por encima de la senda que se había proyectado previamente. De ser así, la nueva proyección se habría situado por encima de 4% para finales del próximo año, lo cual podría haber motivado un incremento adicional de la tasa de intervención. Estas nuevas proyecciones se conocerán el viernes.

Lo anterior significaría que el Emisor no ha cerrado la posibilidad de un nuevo incremento de la tasa de intervención en su próxima reunión. Sin embargo, creemos que los argumentos que expusimos para hacer una pausa serán aún más sólidos en la reunión de este mes, especialmente considerando algunos cambios de pronósticos que anunció el Banco y que son consistentes con dichos argumentos.

Primero, explicamos que los incrementos de la tasa de intervención parecen estar cumpliendo más rápidamente con el objetivo de reducir el déficit externo. El Emisor había mencionado que el déficit de la cuenta corriente en el primer trimestre había sido “significativamente inferior” al proyectado, y creemos que el del segundo podría ser aún menor y el más bajo en 3 años, debido al repunte de los precios del petróleo y según lo indica la reducción del déficit comercial en abril y mayo.

En efecto, el equipo técnico redujo sus pronósticos del déficit de la cuenta corriente: el de 2016 pasó de 5,9% a 5,3% del PIB y el de 2017 pasó de 5,3% a 4,3% del PIB.
Segundo, explicamos que había aumentado el riesgo de que la desaceleración de la economía se hubiera profundizado en el segundo trimestre, incluyendo la del consumo privado, que es el componente de la demanda con mayor peso en el PIB y el que había mostrado mayor resistencia hasta el primer trimestre.

En efecto, el equipo técnico también redujo su pronóstico de crecimiento del PIB en 2016, de 2,5% a 2,3%. Además, el Emisor estimó que la tasa de crecimiento del PIB en el segundo trimestre habría sido ‘similar’ a la de 2,5% del primero. Esto implicaría un crecimiento mucho más bajo en el segundo semestre, cercano a 2%.

Nosotros también redujimos nuestros pronósticos de crecimiento del PIB, de 2,7% a 2,2% en 2016 y de 3,2% a 3% en 2017. Esto se debe al mayor deterioro que han evidenciado varias cifras de actividad económica en el segundo trimestre, y a que la política monetaria será un poco más restrictiva de lo que esperábamos hasta ahora.

Tercero, explicamos que los últimos datos evidenciaban una moderación en los incrementos mensuales de los precios de los principales responsables del aumento de la inflación en el último año (alimentos, energía eléctrica y transables), afectados principalmente por el fenómeno de El ‘Niño’ y por la devaluación de la tasa de cambio. También explicamos que el paro camionero podía resultar en una sorpresa alcista en la inflación de julio, pero que la incertidumbre sobre su duración ya había desaparecido y que las correcciones a la baja comenzarían a verse rápidamente.

En efecto, el Emisor destacó que ‘El Niño’ ya culminó y que la tasa de cambio no ha presentado una fuerte tendencia al alza desde hace varios meses. Seguramente por eso es que el Gerente del Banco y el Ministro de Hacienda afirmaron que la inflación comenzará a descender ‘muy pronto’. Igualmente, en el comunicado se mencionó que los efectos del paro camionero sobre la inflación se sentirán en julio, pero ‘se espera que se desvanezcan rápidamente’.

En consecuencia, ahora esperamos que la tasa de intervención se mantenga en 7,75% en lo que resta del año y anticipamos recortes de al menos 2 puntos en 2017, comenzando en el primer trimestre.

Sin embargo, ante nuestra expectativa de que la inflación comenzará a descender con fuerza a partir de agosto, para cerrar el año en 5,9%, y de una mayor desaceleración de la economía en el segundo semestre, no descartamos que los recortes comiencen incluso a finales de este año, pero difícilmente antes de diciembre. Antes de la reunión de ese mes no habrá suficiente claridad sobre el texto final de la reforma tributaria y hasta que no haya certeza de la magnitud del aumento del recaudo impositivo, es poco probable que el Banco tenga espacio para relajar la política monetaria.

Andrés Pardo Amézquita,
director Ejecutivo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado