Creer es cuestión de método | Opinión | Portafolio
Otros Columnistas
columnista

Creer es cuestión de método

Ojalá creer en el Niño Jesús pagara la deuda externa, aumentara la inversión en educación y subiera el salario de los bomberos de nuestro país.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
febrero 26 de 2017
2017-02-26 04:52 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El llamado ‘efecto Trump’ ha llevado a niveles máximos al mercado accionario de Wall Street. Con los anuncios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de bajar los impuestos a empresas locales y la desregulación bancaria, el optimismo del mercado ha disparado el Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq. Esto demuestra que la práctica del ‘creer’ por medio de una expectativa especulativa funciona, en términos de confianza financiera.

En el siglo VIII se crea el califato de Córdoba al sur de España, y en Europa Occidental los musulmanes comenzaron a representar la mayoría de vivientes. La iglesia cristiana realiza varios concilios y sínodos para discutir la pérdida de sus feligreses. Entre los siglos X y XIV, se genera una estrategia de reposicionamiento cristiano, basada en la práctica del ‘creer’, en la cual, por medio de la fe, la Iglesia recupera el poder no solo religioso, sino político, que, hasta nuestros días, la hace partícipe de muchos gobiernos.

Primero, se crean edictos pontífices, en los cuales se determinan los deberes del pueblo y el rey con Dios y con la Iglesia. Segundo, se establecen las Cruzadas, símbolos de retoma del poder medieval, protegiendo aquellos peregrinos que iban a Tierra Santa. Y por último, conciben las veneraciones representativas como vía del no adulterio.

Un ejemplo del primer punto es el Dictatus Papae, promulgado por el papa Gregorio VII (1075), en el que, en 26 puntos, se determina cual debería ser el papel de la Iglesia en el mundo. Todos, deben ‘creer’ que, por su bien, tienen que seguir al pie de la letra los dictámenes. Quienes no cumplieran serían juzgados y sometidos a grandes multas monetarias.

El segundo ejemplo, es la creación de las Cruzadas, entre las cuales estaba la formación de un ejército llamado la ‘Orden del Temple’. Su función era proteger a los peregrinos cristianos, que se dirigían a Jerusalén, de los ataques de los sarracenos. Este ejército cristiano, en muchos casos, cobraba estas ‘protecciones’ por medio de generosas limosnas, pues la ‘creencia’ de la época en la protección celestial se simbolizaba con la absolución de pecados, a lo que muchos nobles y monarcas accedían. Así, estos caballeros monásticos recaudaron grandes sumas de dinero, que los convirtió en los primeros banqueros de la historia de la banca financiera.

El tercer ejemplo fue la veneración y creencia en las imágenes, estatuas y partes del cuerpo de santos y protagonistas en la vida de Cristo, aceptado ya entre los cultos bizantinos y aprobado por el Papa. Esto, dio fruto a la ‘creencia’ de la salvación por medio de la veneración, generando grandes ingresos para las iglesias locales. Así como en la Edad Media, el mercado accionario maneja el concepto del ‘creer’, por medio de una expectativa, basada en el positivismo de la banca global, que impulsa a combatir el desempleo, tener mayor ingreso per cápita y, sobre todo, un superávit económico en manos de creencias.

Ojalá creer en el Niño Jesús, del 20 de Julio, pagara la deuda externa, aumentara la inversión en educación y subiera el salario de los bomberos y militares de nuestro país. Creer es cuestión de método.

Luis Felipe Chávez Girado
Historiador
lfch1978@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado