Otros Columnistas
andrés felipe hoyos

No más debates entre 'zarrapastrosos' ¡Por fa!

Un 11% de aceptación es una clara muestra de inconformidad frente al manejo político y estratégico que le ha dado el gobierno a sus decisiones.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
abril 24 de 2016
2016-04-24 06:59 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Las constantes respuestas y manejo que le ha dado el Gobierno Nacional a las coyunturas públicas de los últimos años han estado marcadas más que por los resultados colectivos para el país, por un sinnúmero de desaciertos inexplicables que poco a poco, han pasado de convertirse en una omisión accidental o un “chascarrillo”, a una nueva forma de política sin tacto y predecible, en donde los más afectados somos los que no pertenecemos a la clase social y académica de dirigentes de compañías que por ejemplo alguna vez creíamos “nuestras”.

El reciente argumento de Juan Carlos Echeverri para justificar la explotación en reservas naturales además de demostrar que nuestros dirigentes se están tomando muy deportivamente las responsabilidades de manejar el país, pasa por la simpleza del “cálculo de los secuestros alienígenas” y abre un debate serio sobre el evidente menosprecio al pueblo, su inteligencia y la capacidad de discusiones igualitarias en donde nadie se sienta más que nadie simplemente por ostentar un cargo privilegiado dentro de una sociedad en la que abunda el conocimiento.

Desde la apertura de un "concurso de méritos" cuyo único mérito fue demostrarnos que no hay como el mérito de una buena amistad, en el que los superministros renuncian bravos porque sus antecesores pueden convertirse en superfiscales, el ex Fiscal nefasto puede convertirse en superembajador y Roy puede ser un supernegociador; el Gobierno Nacional ya sin tacto nos demuestra una vez más quién es el dueño coactivo de nuestra propia chequera, recursos e idoneidad.

Taxistas con posgrados, profesionales de la salud que deben irse del país por falta de oportunidades, maestros sin posibilidad de comprarse un par de gafas como las de la Ministra de Educación, y un ministro con ganas de incrementar unos años más la edad pensional, se han convertido poco a poco en la cortina de seda del emprendimiento en donde abunda el empleo informal y mal pago, y se vincula como un indicador de progreso en la caja de las almendras gubernamentales que hoy nos invita a dar debates y cuestionamientos "con altura" profesional.

Nuestro Gobierno Campeón, que parece estar más ocupado haciéndonos creer que está negociando con una guerrilla sin recursos y doctrinal, que persiguiendo eficazmente a quienes desangran y vulneran los contratos de la comida de los niños en los colegios públicos, por ejemplo; se ha encargado por varias vías, en diferentes espacios y desde diferentes voceros, de darnos a entender que menosprecian nuestros argumentos.

“Austeridad inteligente” en medio del derroche innecesario de recursos públicos; selfies ministeriales; luces apagadas para fotos virales; fiscales haciendo política desde los contextos legales; defensores del pueblo con vergüenzas tan grandes

como las de sus pequeñísimos autorretratos; ministros de defensa coartando la libertad de opinión en las redes sociales; funcionarios públicos que van de lo público a lo privado, de lo privado a lo público y así, sin ningún impedimento moral y ético; y ahora argumentos de otros planetas para hablar sobre realidades medioambientales, son algunas de las perlas que nos ha mostrado estratégicamente este gobierno que no puede creer el 11% de aceptación que tiene en las encuestas.

Ya en el pasado nos habían tratado como zarrapastrosos, hoy probablemente no tengamos la preparación académica para calcular cuántos secuestros alienígenas hemos tenido el último año y no tengamos la fe ciega para creer que la guerrilla es una congregación de monjas sin plata. Posiblemente los miles de abogados con doctorado, otros títulos e independencia que hay en la calle no merezcan ser tenidos en cuenta para un cargo público o los periodistas merezcamos ser editados en nuestras redes porque fomentamos con nuestras letras seguramente los delitos que hoy están premiando en Centroamérica.

Lo cierto es que ya la opinión pública entiende y lee un poco mejor las intenciones de cada propuesta gubernamental; hoy, afortunadamente y ya sin vendas publicitarias y desbordado mercadeo político incoherente, nosotros, los “zarrapastrosos”, la gente común y corriente, tenemos los argumentos necesarios para hablarle de tú a tú a voceros intergalácticos que han sabido, por citar un ejemplo, cómo empalidecer una devaluada y cuestionada iguana petrolera a la que todos queríamos y valorábamos como parte de nuestra idiosincrasia.

Un 11% de aceptación es una clara muestra de inconformidad frente al manejo político y estratégico que le ha dado el gobierno a sus decisiones. Ojalá este revolcón ministerial reconozca con respeto las millones de capacidades y talentos que hay en la calle y simplemente no pase de premiar unas muy regulares carteras públicas a unos bien simpáticos superministerios.

Andrés F. Hoyos E.
Comunicador Social y Periodista
@donandreshoyos

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado