Otros Columnistas
análisis

Diálogo: herramienta para el desarrollo

Toma cada vez mayor importancia la necesidad de hablar con quienes difieren en ideas para construir realidades más constructivas. 

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
enero 16 de 2017
2017-01-16 06:44 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Cuando hablamos de diálogo concertado nos referimos a la importancia de la responsabilidad social en la actividad hidrocarburífera relacionada con sus grupos de interés, en donde convergen la comunidad, la industria y el Gobierno.

Hoy en día, en una época en que se ha demostrado la relevancia de las mesas de diálogo para el país, toma cada vez mayor importancia la necesidad de sentarse a hablar con aquellos que difieren en ideas y pensamientos, para construir realidades más constructivas que se traduzcan en bienestar y desarrollo. Un ejemplo claro de esto son los acuerdos de paz firmados en la mesa de diálogo instaurada en la Habana, que sentó a dos actores con ideas diferentes pero con un mismo objetivo.

Actualmente la actividad de la industria petrolera se ha visto marcada particularmente por una tendencia donde las comunidades están incrementando su necesidad de conocer el alcance de las empresas que llegan a sus territorios a explorar y correspondientemente a producir hidrocarburos.

En un sector de tanta relevancia para el país, pero con tan alta complejidad técnica, se hace necesario implementar vías de diálogo para conversar y dar a conocer el significado de la confusa terminología petrolera. En parte por ello nació la Estrategia Territorial de Hidrocarburos (ETH), una herramienta para construir visiones entre la comunidad, industria y Gobierno.

Identificando esta necesidad de estar más cerca de las comunidades, el Ministerio de Minas y Energía y la Agencia Nacional de Hidrocarburos implementan la ETH en el 2013, como una apuesta por el desarrollo de instancias de diálogo democrático en los municipios con actividad petrolera, generando confianza y gestionando planes de acción destinados a los actores del territorio, quienes acuerdan acciones y compromisos alcanzables, medibles y verificables.

Es así como la ETH, liderada por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), con el apoyo del Ministerio de Minas y Energía, Ministerio del Interior, Ministerio del Trabajo, Unidad Administrativa Especial del Servicio Público de Empleo y la coordinación del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), surge como iniciativa del Gobierno Nacional, en una clara apuesta por el desarrollo de instancias de conversaciones abiertas y democráticas en los municipios, basada en la generación de confianza y en el diseño de planes de acción construidos con los actores del territorio, como mecanismo de prevención de conflictos.

Desde su inicio la ETH ha buscado la construcción de diálogo entre las comunidades, el Gobierno y la industria de hidrocarburos, mediante la implementación de espacios pedagógicos de capacitación, la articulación de los actores del sector, la promoción de capacidades en comunidades, empresas, gobiernos departamentales y municipales, y la transformación de las relaciones conflictivas para construir visiones en torno al diálogo.

En el 2013, el sector se enfrentaba a una conflictividad social creciente. De acuerdo con la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), los bloqueos a la industria petrolera en el 2013 llegaron a 503, el mayor número registrado entre el 2010 (91) y el 2015 (435).

El estudio realizado por el investigador social Jorge Núñez reveló que los municipios petroleros perdieron 217.000 millones de pesos por la conflictividad social del sector entre el 2010 y el 2014, lo que equivale al 2% de los ingresos por Sistema General de Participación (SGP) o al 3% por el Sistema General de regalías (SGR).

Cifras como estas hacen que la ETH sea una herramienta que se proyecta hacia el diálogo entre los actores y la productividad del sector. Recientemente, culminó su primera fase que se llevó a cabo desde el 2013 al 2015 con resultados significativos.

En el 2016 inició la segunda fase con el fin de potenciar y desarrollar capacidades tanto de las entidades socias de la estrategia como de los actores con los que interactúa. La presencia institucional guiará las acciones de la ETH desde una perspectiva regional.

Entre enero del 2015 y junio del 2016 se atendieron 229 alertas tempranas y 154 vías de hecho en los territorios donde se concentra más del 85% de la producción del país. Con el programa se han diseñado políticas públicas de empleo en San Martín, Puerto Boyacá y Puerto Triunfo, y se comenzó a brindar apoyo a los municipios de Sahagún, Puerto Asís, Aipe y Castilla. También se han brindado apoyos a las autoridades locales, como es el caso de la Gobernación del Caquetá, donde el programa diseñó, en conjunto con la Gobernación, proyectos para gestionar recursos provenientes del Sistema General de Regalías

¿Cómo podemos ser más eficientes con esta estrategia? A través del apoyo y disposición de todos los actores involucrados –comunidad, industria y Gobierno– para acompañar la identificación de falencias y oportunidades de mejora a través del diálogo, y poder capitalizar la importancia del sector petrolero que busca constantemente el desarrollo de Colombia. El diálogo se convierte así en la primera instancia para lograr la paz territorial.

Orlando Velandia
Presidente ANH

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado