Otros Columnistas
COYUNTURA

Un diálogo tripartita que fomenta la transparencia

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
abril 07 de 2016
2016-04-07 06:37 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Por el peso que tiene el sector minero-energético en el desarrollo del país, tanto a nivel nacional como regional, y el hecho de que los recursos que explota son de todos los colombianos, lo han puesto en el centro del interés público.

Por esta razón, es y será cada vez más necesario un diálogo abierto, transparente y franco entre el Gobierno, las empresas y la sociedad civil alrededor de unas visiones comunes acerca de este sector.

En el marco de este objetivo, el país en 2013 manifestó su interés de adherirse a la Iniciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI, por sus siglas en inglés) - un estándar internacional adoptado por cincuenta países que establece parámetros claros de reporte para mejorar la transparencia del sector extractivo y la gobernanza sobre los recursos naturales.

La iniciativa propone la cooperación tanto del Estado como del sector privado y de la sociedad civil, para que cada uno de los actores, que están relacionados en el día a día de la industria, cuente con más y mejores herramientas para cumplir con sus deberes y responsabilidades.

Los informes EITI generan información cierta y verificable que permiten conocer la producción, el recaudo y el destino de los ingresos derivados de los recursos naturales no renovables.

Esto se logra con la publicación regular de datos fiables e independientemente reconciliados sobre los pagos efectuados al Gobierno por parte de las empresas de la industria extractiva y los ingresos recibidos por los gobiernos.

Pero aun más importante que el reporte mismo, es que estos informes son producto del diálogo tripartita.

En Colombia, desde el mismo momento que se decidió ser candidato a esta iniciativa, se constituyó el Comité Tripartito Nacional, conformado por organizaciones de la sociedad civil, instituciones del Gobierno y los gremios de la industria.

Esta instancia ha sido el centro de todas las discusiones y consensos acerca de este proceso.

En días pasados presentamos el primer informe EITI Colombia: nuestro primer eslabón para lograr la adhesión completa de Colombia al estándar internacional, convirtiéndonos en país cumplidor.

Estoy convencida de los múltiples beneficios que se derivan de este ejercicio de reporte, y de las ganancias que tendremos los colombianos una vez el país sea país cumplidor de esta iniciativa.

Todos ganamos con la implementación de una instancia de diálogo tripartito entre Gobierno, industria y sociedad civil como EITI.

El Gobierno se beneficia porque es un procedimiento estandarizado y reconocido internacionalmente.

Su adopción mejora la gobernanza del sector, haciendo evidentes algunas necesidades de fortalecimiento institucional, entre otras, y reafirma el compromiso con la transparencia y la lucha contra la corrupción.

Las empresas se benefician al divulgar información fiable, validada y estandarizada sobre los pagos que realizan por su actividad.

Les permite tener una herramienta para su interacción permanente con las comunidades de las áreas de influencia, y hace posible un mejor seguimiento al efectivo uso de los recursos pagados por los proyectos.

La sociedad civil se beneficia al recibir información cierta y verificable sobre los pagos que cancelan las empresas de la industria extractiva, los ingresos que reportan los gobiernos y la ejecución de estos. EITI ayuda a empoderar a los ciudadanos, aumentando su capacidad de participar en un debate técnico con bases de información unificada.

EITI -además de ser un importante estándar para la fiscalización, seguimiento y trazabilidad de los recursos de las industrias extractivas en Colombia- es un motor de diálogo constructivo, es una herramienta de consenso y concertación, que fomenta la tolerancia y la estructuración de un modelo colectivo de desarrollo.

Como hemos enfatizado en el marco de nuestra política sectorial, la confianza legítima es fundamental para el futuro y desarrollo del sector extractivo. La capacidad de esta iniciativa de propiciar un diálogo tripartito, que genere consensos y planes de trabajo encaminados a mejorar las relaciones, transparencia y gobernanza de un sector fundamental para el desarrollo del país, es de un valor imprescindible.

EITI nos provee de una base fundamental para generar un diálogo informado, basado en la transparencia y la trazabilidad de los recursos provenientes de la actividad extractiva.

Pero es importante tener claro que éste es más que un reporte, es una herramienta importante para el diálogo regional, alrededor de los proyectos mineros y de hidrocarburos, donde las comunidades, el Gobierno y las empresas, podrán relacionarse de manera transparente basados en información cierta y verificada.

Como parte de este proceso en el último año y medio, creo que EITI nos demuestra que el diálogo abierto e informado es la mejor forma de dar las discusiones alrededor de este sector.

Con este informe damos un paso más para la transparencia y la gobernanza de esta actividad. EITI Colombia es un proceso que nos seguirá dando resultados. Debemos celebrar!

María Isabel Ulloa
Viceministra de Minas.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado