Otros Columnistas
Ángela Araujo

El éxito de la televisión moderna

El ADN de los televisores ha cambiado. Hoy son evidencias físicas de la evolución de pantallas: de curvas y opacas imágenes a formatos Oled.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
septiembre 23 de 2016
2016-09-23 07:50 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Negros. Sombras. Luces. Tres conceptos artísticos tan antiguos como el Renacimiento son los que hoy marcan la línea del éxito de la televisión moderna. Una industria que es capaz de crear series como Game of Thrones, la cual tiene un presupuesto de producción por capítulo de 10 millones de dólares; o de True Detective, que, con un promedio de 11 millones de espectadores por capítulo, se convirtió en la mejor primera temporada de una serie de HBO en los últimos 13 años.

En esta ‘era dorada’ de la TV, las grandes narrativas enmarcadas en ambientes llenos de juegos de luces y sombras e historias convertidas en series y documentales son la fórmula millonaria que aprovechan directores, productores y grandes cadenas de TV, quienes, para su fortuna, han contado con un aliado en la sala de los hogares de los televidentes: el televisor y sus tecnologías de imagen.

“Tener una pantalla de televisión, en la cual los esfuerzos conceptuales y técnicos para transmitir emociones, desde la sutileza de la luz y las sombras, la geometría, el color, el diseño y la textura se reproduzcan de manera fiel, produce una satisfacción infinita en los creadores y enriquece la percepción y el universo de los espectadores”, dice Jorge Navas, productor de contenido para cine y publicidad que ha visto el impacto de las nuevas tecnologías con las que hoy cuenta la industria de la televisión.

El ADN de los televisores ha cambiado. Hoy son evidencias físicas de la evolución de pantallas: de curvas y opacas imágenes a formatos Oled, que cuentan con píxeles orgánicos que se encienden y apagan de forma independiente para ofrecer un negro profundo. También, son una vuelta a la tuerca en materia de resolución de imagen. Hoy, un consumidor promedio lleva a casa un televisor 4K, es decir, un TV que cuadruplica la calidad ofrecida por la alta definición, y dispone de tecnologías como HDR, que generan experiencias totalmente nuevas y más impactantes.

Esta ‘era dorada’ de la TV, además, ha contado con el guiño de internet y la masificación de plataformas de video por demanda (VOD). Future Market Insights señala que este negocio producirá este año 263.000 millones de dólares en los mercados mundiales. Y coincido con Román Guasch, director de desarrollo de negocios de Turner Latinoamérica, cuando afirma que este fenómeno revolucionó la industria de la televisión y generó una nueva experiencia de consumo de contenidos en las personas.

No es gratuito que, por ejemplo, Netflix duplicara este año sus producciones originales con una inversión de 5.000 millones dólares.

Sin duda, esta vertiginosa evolución de la imagen representada por tecnologías como Oled, 4K y HDR, que juntas entregan distintas funcionalidades para lograr una imagen perfecta y cada vez más real, constituye no solo el escenario ideal para que realizadores de TV lleven al máximo su creatividad y apuesta fotográfica en cada producción, sino que ofrece a los usuarios la posibilidad de disfrutar en su hogar de producciones de alta calidad.

Ángela Araujo
Gerente de Mercadeo Televisión y Video, LG Electronics Colombia

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado