Otros Columnistas
análisis

El Ministerio de Agricultura Urbana de Venezuela

Así como ante la ley la ignorancia no exime a nadie del delito, en asuntos económicos tampoco debería exonerar a los líderes y dirigentes.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
agosto 04 de 2016
2016-08-04 07:06 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El 6 de enero del 2016, el presidente Nicolás Maduro creó el Ministerio del Poder Popular para la Agricultura Urbana, siguiendo los lineamientos del gobierno cubano, cuya política no ha mostrado buenos resultados al respecto.

El viernes 22 de julio dio inicio formal al programa de huertas, en una ceremonia política. Se hizo presentación del plan, acompañado de atractivas danzas. El espectáculo fue transmitido por televisión al país y a toda Latinoamérica, por Globo Visión. El optimismo y la ilusión reinaban en el recinto. El presidente resaltó “dos grandes fórmulas científicas”, promovidas por el pueblo, buscando con ellas superar la técnica neoliberal dañina. El plan ayudaría a combatir y vencer “la guerra económica”. La consigna era la de producir, también, hallacas para 400.000 venezolanos en diciembre.

Quise profundizar un poco más. Visité la página web del Ministerio (minppau.gov.ve; pestaña: ciudades productivas, 21 semanas y ½; clap productivo, pestaña inferior página derecha; descarga.). Allí estaban “las bases de cálculos para producir alimentos”. Pero qué sorpresa me llevé: los cálculos se encontraban errados.

Según el Ministerio del Poder Popular para la Agricultura Urbana, la meta del plan, luego de esos cálculos es la siguiente: “10 hectáreas” corresponden a “la superficie requerida por Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción- CLAP (400 familias, o sea 2.000 personas) para abarcar (sic) necesidades de consumo tanto en producción vegetal como en proteína animal”. –Los CLAP son “una nueva forma de organización popular, encargada, junto al Ministerio de Alimentación, de la distribución casa por casa de los productos regulados de primera necesidad–.

Empero, si la producción de 10 hectáreas no alcanza a satisfacer siquiera las necesidades de alimentos de 10 familias minifundistas, ¿cómo se va lograr para 400 familias?

Qué paradoja, ese procedimiento fue elaborado por “la Universidad Libre de la Agricultura Urbana”. Realicemos un análisis epistemológico del modelo. Desde el punto de vista formal el prototipo es coherente, matemáticamente es correcto. Pero, desde el punto de vista del contenido, es inadecuado (non ‘adequate’), errado: 1) Si bien la conversión de proteínas a calorías es factible, la inversa no lo es; no es conmutativa. Para satisfacer las necesidades de proteínas no es posible con el género ‘hortalizas’ o ‘vegetales’, sino con productos específicos; su agregación tampoco lo hace operativo. 2) Los rendimientos se encuentran sobreestimados; obtener en promedio 80 kilogramos por hectárea es una ilusión. Adicionalmente, ignora todo lo concerniente a los requerimientos de insumos y tiempos laborales.

Sin embargo, Maduro ofreció, en esa ceremonia, que podían contar con todos los recursos que necesitaran. Los cuales, según nuestro análisis, se perderán, pues las metas son inalcanzables e imposibles de cumplir. Solamente se logrará generar empleo improductivo y burocrático más una redistribución del ingreso hacia los grupos activistas, gracias a emisiones de dinero sin respaldo e inflacionarias. Finalmente, ante el fracaso, tendrán que recurrir, una vez más, al fantasma ideológico de ‘la guerra económica’.
Uno no sabe si estas ceremonias políticas, esos espectáculos de masa con excesos de retórica, convertidos en tragicomedias por sus resultados, son fruto del engaño, la picardía o la ignorancia. Pero, así como ante la ley la ignorancia no exime a nadie del delito, en asuntos económicos tampoco debería exonerar a los líderes y dirigentes de una nación de los errores, sin tener consecuencias políticas.

Juan Fernando Echavarría U.
Economista de la Universidad de Antioquia.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado