Otros Columnistas
coyuntura

El mundo ya está viviendo la Cuarta Revolución Industrial

Los invito a pensar y a operar como una empresa digital. 

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
agosto 07 de 2017
2017-08-07 03:57 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Las revoluciones de la Industria que ha vivido la humanidad han provocado cambios sustanciales en los procesos económicos, sociales y tecnológicos. Hablar de revolución en este contexto, entonces, implica darle una mirada a las rupturas que ocasionan los avances científicos y tecnológicos que generan transformación de la producción y un acomodamiento de las economías a nuevas formas de oferta y demanda.

Con esto en mente, un grupo de estudiosos y académicos ha empezado a hablar de una nueva revolución industrial, la cuarta, con la transformación digital. En efecto, la humanidad pasó de la máquina de vapor a la electricidad para la producción en masa, para luego entrar a una etapa tecnológica y automatizada, o lo que algunos expertos como Bell Touraine han denominado sociedad postindustrial, para aterrizar en lo que vivimos hoy, la era digital.

Se trata, entonces, de una nueva etapa que está provocando cambios muy rápidos en la industria y en la manera en que los negocios enfrentan su mercado, la relación con los clientes y la demanda de sus productos. Así lo advierte Klaus Schwab en su libro La Cuarta Revolución Industrial: “Estamos al borde de una revolución tecnológica que modificará fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. En su escala, alcance y complejidad, la transformación será distinta a cualquier cosa que el género humano haya experimentado antes”.

Así las cosas, preparémonos para lo que viene y adecuemos nuestros oídos y nuestro conocimiento a nuevos conceptos: el internet de las cosas, la inteligencia de datos, el machine learning, la nube inteligente, la inteligencia artificial, analytics, el científico de datos y otros términos que definen en su base lo que se denomina Transformación digital.

¿Qué pasa con estas nuevas herramientas? Pues que vienen imponiendo un impacto importante a los procesos industriales. Es decir, la velocidad al recoger y entregar información, la flexibilidad para conectarse desde cualquier parte y a cualquier hora, el alcance de las comunicaciones, la productividad al hacer más con menos, el poder de los datos y la digitalización del conocimiento están escribiendo un nuevo capítulo en la economía, hoy economía digital.

De acuerdo con la empresa de investigación Gartner, el 86% de los CEO considera la transformación digital como su prioridad número uno. Existe una razón detrás de esto: el 26% de los negocios en transformación digital es más rentable. Gartner también reveló que para finales de 2016, el 30% de las empresas empezaría a monetizar algunos de sus activos de información. Asimismo, advierte que las empresas exponenciales (ExO, por sus siglas en inglés) son el futuro de los negocios.

Si su empresa ha de sobrevivir, debe adaptarse a las ideas y prácticas de ExO. Algunos expertos en este tema, como Ismail Salim y otros, están sugiriendo que “Tienes que transformarte, u otros lo harán por ti”. Las ExO alcanzan un crecimiento exponencial -un crecimiento que se dispara en un periodo corto de tiempo- que inicia en 5% y se duplica cada periodo. Las empresas exponenciales como Uber y Airbnb están definiendo a las compañías del mañana. Son expertas en adaptarse y son parte de un nuevo paradigma empresarial. Pueden hacer más, producir más y dominar su mercado con recursos mínimos.

Sin embargo, no cabe duda de que muchas empresas no saben cómo transformarse y por dónde comenzar. Las compañías por lo general cuentan con infraestructuras complejas, soportan múltiples plataformas, tienen diferentes tipos de datos y aplicaciones personalizadas. Muchas tienen empleados distribuidos en diferentes países, mezclas generacionales, culturales y de idiomas. Y otras están siendo empujadas por los nuevos ejecutivos, millennials, más dispuestos a los cambios y con el chip de la transformación en su ADN.

Hoy en día, el 76% de los millennials cree que la innovación es la característica más valiosa de una empresa (Deloitte). Y otro estudio nos indica que para 2020, el 50% de los trabajadores pertenecerá a la generación “Nativo Digital”, conectado 24/7 y trabajando desde donde quiere y como quiere. Y para el mismo año se espera que las empresas estadounidenses tengan ahorros gracias a la inteligencia artificial de 60 millones de dólares.

Con este panorama en frente, los invito a empezar a pensar y a operar como una empresa digital. Ya no se trata de una solución de software o de comparar una plataforma más. Deben enfocarse en lo clave: cómo involucrar a sus clientes, cómo impulsar a sus empleados, cómo optimizar procesos y cómo transformar productos. Es decir, cómo el negocio está impactando en los clientes y en la gente.

Marco Casarín Junco,
presidente Microsoft Colombia.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado