Estados Unidos: plan inalterado

Esperamos que la Fed eleve su tasa objetivo en un cuarto de punto y que en esa reunión anuncie el programa de desmonte de su tenencia de activos.

Janet Yellen

Esperamos que la Fed incremente su tasa objetivo en un cuarto de punto en la reunión de septiembre, que sería el último del año.

Reuters

Opinión
POR:
Andrés Pardo Amézquita
junio 20 de 2017 - 09:28 p.m.
2017-06-20

La semana pasada la Reserva Federal (la Fed), el banco central de EE. UU., incrementó su tasa de interés objetivo en un cuarto de punto al rango 1%-1.25%, en una decisión ampliamente anticipada.

(Lea: La Fed elevó los tipos de interés en EE. UU. a entre 1% y 1,25%

El comunicado de esa reunión evidenció una ligera mejora en la evaluación de la Fed sobre el desempeño de la economía de ese país. Por un lado, ya no se hizo referencia a la reciente desaceleración de la actividad económica, como ocurrió en la reunión anterior, sino que se resaltó que ha crecido moderadamente en lo corrido del año.

(Lea: Emisores aplican distintas medidas en tasas de interés

En cuanto al gasto de los hogares, que fue el componente de la demanda que más se desaceleró en el primer trimestre, también se eliminó la anterior apreciación de que apenas había crecido modestamente y en esta ocasión se mencionó que ha repuntado en meses recientes. Además, aunque la Fed todavía percibe que los riesgos de corto plazo para la perspectiva económica parecen estar aproximadamente balanceados, en esta ocasión no mencionó que se esté haciendo un monitoreo cercano de los acontecimientos económicos y financieros globales, como ocurría en la reunión previa, lo que indica que la situación externa se ha tornado más favorable.

(Lea: Reserva Federal de Estados Unidos no cambia las tasas de interés

Por su parte, la evaluación de la Fed sobre el mercado laboral sigue siendo muy positiva: reiteró que ha continuado fortaleciéndose, que el ritmo de creación de empleos ha sido sólido desde el comienzo del año y que la tasa de desempleo ha caído.

A pesar de lo anterior, la Fed reconoció que el ritmo de generación de empleo se ha moderado y que la inflación ha caído recientemente. El comportamiento de estos indicadores parecía estar generando una creciente expectativa de que la Fed podía reconsiderar su plan de incrementos futuros de su tasa objetivo.

Sin embargo, en lo que concierne al mercado laboral, la Fed reafirmó su estimación de que éste se seguirá fortaleciendo un poco más y su presidente, Janet Yellen, afirmó que “no solo la tasa de desempleo, sino cualquier indicador de desempeño del mercado laboral […]apunta a que hay estrechez”. Esto último significa que la Fed ve un riesgo de que el mercado laboral se recaliente si no continúa con los incrementos graduales de su tasa objetivo.

Esta preocupación también se hizo evidente en las nuevas proyecciones de los miembros del Comité de la Fed, que muestran una reducción de 0,3 puntos porcentuales en las correspondientes a la tasa de desempleo para 2017, 2018 y 2019, además de que los valores estimados para estos últimos dos años ahora se sitúan casi 0,4 puntos porcentuales por debajo de la tasa natural de desempleo (nivel de equilibrio debajo del cual se comienzan a generar presiones inflacionarias).

En lo que atañe a las perspectivas de inflación, la Fed mostró un sorprendente alto grado de confianza sobre su desempeño futuro. Por un lado, en el comunicado se destaca que esta medida todavía se encuentra un poco por debajo de la meta de 2%, a pesar de su caída reciente. Por otro lado, aunque la proyección de inflación de los miembros del Comité para 2017 bajó de 1,9% a 1,6%, la correspondiente para 2018 se mantuvo en la meta de 2%.

Incluso, en la conferencia de prensa, Yellen pareció restarle importancia al reciente descenso de la inflación al mencionar que probablemente se debía a reducciones de una sola vez, que era importante no sobrerreaccionar a unos pocos datos de inflación, pues pueden ser ruidosos y que las condiciones están dadas para que la inflación aumente a la meta.

En consecuencia, los miembros del Comité no alteraron su estimación del número de incrementos de su tasa objetivo en los próximos 3 años: un incremento adicional en 2017 (para un total de 3 este año), 3 en 2018 y 3 en 2019.

Adicionalmente, el comienzo de la normalización de la tenencia de activos en el balance de la Fed también parece estar mucho más cercano, pues en el comunicado se resaltó la expectativa de que se lleve a cabo este año, además de que se publicó un documento con detalles operativos del programa de desmonte. A grandes rasgos, el plan comenzaría con un desmonte de 10 mil millones de dólares mensuales durante los primeros 3 meses y luego aumentaría en 10 mil millones cada 3 meses hasta llegar a 50 mil millones mensuales. En nuestra opinión, este ritmo de desmonte sería extremadamente gradual, lo cual es consistente con evitar un endurecimiento excesivo de las condiciones financieras que pudiera poner en riesgo la recuperación económica.

En vista de lo anterior, seguimos esperando que la Fed incremente su tasa objetivo en un cuarto de punto en la reunión de septiembre, que sería el último del año, y que en esa reunión anuncie el inicio del programa de desmonte de su tenencia de activos. No obstante, según explicamos en columnas recientes, seguimos siendo escépticos sobre un mayor ritmo de incrementos después de septiembre y a lo largo de 2018, pues creemos que la aprobación de la reforma tributaria en EE. UU. podría extenderse hasta mediados de 2018 o incluso hasta 2019, lo cual irá desvaneciendo la expectativa de un mayor crecimiento económico y de un repunte de la inflación resultantes de los estímulos fiscales que Trump ha prometido. En consecuencia, también revisamos nuestro pronóstico de la tasa de los Bonos del Tesoro de EE. UU. a 10 años para el cierre de 2017, de 2,50% a 2,25%.

Andrés Pardo Amézquita,
director ejecutivo de investigaciones económicas de Corficolombiana