Otros Columnistas
análisis

Juntas directivas: ¿riesgos en el entorno económico?

Entre las decisiones fundamentales del gobierno corporativo están las de inversión, financiación y la política de distribución de dividendos.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 30 de 2017
2017-08-30 08:11 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El Fondo Monetario Internacional, dado el entorno de desaceleración de la economía colombiana, ajustó las proyecciones del PIB para el 2017 del 2,3 al 2 por ciento (similar al comportamiento del 2016), y para el 2018 al 3por ciento. El PIB real del 2017 es inferior al PIB potencial estimado en 3 por ciento (Ocde, mayo del 2107). Esta situación genera presión al desempleo nacional (8,7 por ciento a junio de 201, Dane), que aunado al aumento del IVA (19 por ciento) y las altas tasas de interés del crédito de consumo, afecta la capacidad de pago y, en consecuencia, la demanda interna. Con una inflación anual esperada en el 2017 del 4,5 por ciento (Proyecciones marzo 2017, promedio analistas locales - BR), y el PIB ajustado, las empresas, según el sector, deberían crecer en ventas, mínimo el 6,59 por ciento, para no perder participación en el mercado.

Las compañías dependen, en alguna medida, de factores incontrolables que tienen relación con la situación económica del país o del sector (el grado de competencia, crecimiento de la economía, los cambios en la demanda, la inflación, las tasas de interés, tasas de cambio, la regulación, el atraso tecnológico y el flujo de dinero). Algunas variables están afectadas por las decisiones del Banco de la República, en materia de regulación monetaria, (Constitución de 1991), y del Gobierno Nacional por las medidas regulatorias (reforma laboral y tributaria), las políticas fiscales y el gasto público, además de los impactos por el posconflicto en el proceso de paz.

Las juntas directivas deberían revisar los riesgos por la incertidumbre del entorno económico mediante análisis de los diferentes escenarios macroeconómicos, del país y de los Estados socios en el comercio internacional, y su impacto en la estrategia general de las compañías en el mediano y largo plazo. El monitoreo de la valoración (FCL) de las empresas, con alternativas de reestructuración operativa, financiera y posibles crecimientos, permite examinar nuevas estrategias para los escenarios económicos esperados.

La generación de valor depende de la secuencia de las utilidades, la rentabilidad y el flujo de caja, para permanecer o medir la oportunidad de su crecimiento en el mercado. Lo anterior está en función de los inductores de productividad de los activos, (fijos y capital de trabajo), margen ebitda y el costo de capital (riesgo, escudo fiscal).

Entre las decisiones fundamentales del gobierno corporativo están las de inversión, financiación y la política de distribución de dividendos, en las cuales, en una economía a la baja, se vuelven relevantes los comportamientos de los riesgos operativo y financiero por la posible disminución de los ingresos operativos, que pueden destruir valor en las compañías y para los accionistas.

El riesgo operativo depende del apalancamiento operativo que está en función de su estructura de costos y del margen de contribución. Con costos fijos operativos altos, el riesgo puede ser lesivo para la sostenibilidad de la compañía (punto de equilibrio) y su liquidez.

El riesgo financiero depende del apalancamiento financiero que está en función del nivel de endeudamiento, de la estructura financiera y el costo de la deuda. Con costos fijos financieros altos la empresa podría entrar en dificultad para el pago de su deuda.

Para algunas compañías esta sería una gran oportunidad para optimizar su estructura de costos (reducir costos fijos, convertirlos, en lo posible, variables) y su escala de producción; revisar y hacer más competitivos sus productos o servicios, aumentar la productividad de sus procesos (capital, mano de obra, tecnología, innovación), mejorar su margen de contribución, evitar activos ociosos (tanto corrientes como fijos) y una política rigurosa de mercadeo.

Es conveniente la prudencia con el endeudamiento (en moneda nacional y externa), reducir los costos financieros para aliviar el flujo de caja y definir una adecuada estructura financiera con contribuciones financieras positivas. Revisar el rendimiento marginal de las inversiones, el VPN de los proyectos y de las unidades de negocio con relación al costo del capital.

Los gobiernos corporativos deberían crear el comité de riesgos (propios del negocio, políticos, legales, reputacionales, financieros - mercado, crédito y liquidez - con mediciones para su gestión), y las juntas directivas tener en cuenta sus recomendaciones en la toma de decisiones para permanecer o crecer con rentabilidad en el mercado, y así crear valor para los accionistas. No hay tiempo para perder, sino para actuar.

Jaime Salamanca León
Consultor

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado