Otros Columnistas
columnista

La base de una transformación histórica

Desde hace algunos años, las Fuerzas Armadas de Colombia iniciaron un proceso de transformación y modernización.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
agosto 17 de 2016
2016-08-17 11:34 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Desde hace algunos años, las Fuerzas Armadas de Colombia iniciaron un proceso de transformación y modernización que le han permitido enfrentar con éxito las diferentes amenazas que atentan contra la Nación. El fortalecimiento de la Fuerza Pública se fundamentó, principalmente, en las grandes inversiones que se realizaron desde el 2010, que se traducen, no solo en la adquisición de nuevas capacidades operacionales, sino también en inversión para la formación y bienestar de más de 470.000 uniformados y civiles, así como de sus familias.

Las capacidades adquiridas en el Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Policía, han dejado transcendentales resultados contra la guerrilla, el crimen organizado, el narcotráfico, la minería criminal, la extorsión y la seguridad urbana. Está labor está respaldada por una inversión de cerca más de 14 billones de pesos entre el 2010 y el 2017. Tenemos un menor espacio fiscal para la inversión en el 2017, es cierto, pero este no afecta el poderío de la Fuerza Pública.

Contrariamente a múltiples opiniones hostiles y rumores, el presidente Juan Manuel Santos y el ministro Villegas han pedido que se mantengan y aumenten los recursos para las FF. AA., porque serán la principal garantía de vivir, finalmente, en una patria en paz.
A pesar de la difícil situación fiscal, no solo de Colombia, sino del mundo, afectada por la disminución de los precios del petróleo –uno de nuestros principales ingresos– y otros factores, el presupuesto para soldados y policías no se ha reducido. Mientras en el 2010 se apropiaron 21 billones de pesos para la operación y modernización del sector Defensa, en el 2016 esta cifra se incrementó a 28,1 billones, y para el 2017 se tiene previsto un aumento a 28,7 billones de pesos. En la siguiente vigencia, el mantenimiento y fortalecimiento de las capacidades de la Fuerza Pública continúa, y seguirán intactos los beneficios en salud, educación, primas, prestaciones y vivienda.

Nuestra responsabilidad es hacer rendir cada peso, invertirlo bien y seguir modernizando unas Fuerzas Armadas cada vez más compactas y reconocidas en el mundo. Cada centavo invertido en las Fuerzas Militares y Policía, y en sus familias, ha permitido consolidar en estos seis años un grupo de uniformados curtidos en estrategia, combate, táctica, tecnología, capacitación y educación en áreas fundamentales que deben tener nuestros uniformados en el futuro, transformación ya iniciada y que tiene un horizonte al 2030.

Las Fuerzas Armadas contarán con más equipos, mayor preparación, entrenamiento, capacidades y herramientas para que su reconocida trayectoria avance y sigan cumpliendo en el futuro con cada misión asignada, tal y como lo han hecho hasta el momento. Como dicen el Presidente y el Ministro de Defensa, las Fuerzas Armadas son las más poderosas de nuestra historia y están listas para los retos del posconflicto.

Mariana Martínez Cuéllar
Viceministra de Defensa

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado