Otros Columnistas
andrés hoyos

Eduardo Montealegre, Cruz de Boyacá al youtuber de oro

Entre controversias y evidentes movimientos políticos como resultado de su gestión, el aspirante a Embajador recorre sus pasos desde la barrera.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
abril 06 de 2016
2016-04-04 10:24 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Tras una semana de desempleo y un futuro incierto en la embajada de Alemania, el ex político Eduardo Montealegre decide iniciar su membresía con UBER para pasar el tiempo mientras le llega el beneplácito moral para representar al país en el territorio de la señora Merkel.

Entre “ires y venires” y pasos obligados por la que hasta hace una semana era su morada, “Lucho” como lo llaman desde ahora, les recuerda a sus pasajeros su brillante gestión a favor del presupuesto nacional y su nominación para el primer Fiscal postulado a un TVyNovelas. Él, orgulloso en su Volkswagen Von Schwarzenberg y su camiseta alemana ajustada al pecho, lee vanidoso el informe final de una página del más reciente estudio de trazabilidad de tiempos entre cambio de verde a rojo en semáforos, proyectado por su entrañable amiga Tocarruncho, más conocida en el mundo real como “alias Tocarruncho”.

“Natalia está hecha un titi porque se me acabó el periodo y no alcancé a pagarle en billetes de 100 mil”, sonríe coqueto Lucho mientras rompe el hielo con una linda pasajera que recogió en la puerta de la Defensoría del Pueblo. ¿Qué son 10 mil millones para la paz? Le preguntó inquieto a la señorita que no paraba de chatear por Telegram, porque según ella, en la Defensoría el Whatsapp se lo habían clonado.

Entre chistes, selfies y coquetería, la pasajera ya más animada con su conductor, le ofrece “ser su propio jefe” con la venta de unos productos milagrosos para el pelo. Luis Eduardo indignado y visiblemente molesto por lo que él consideró un intento de bullying, le sube el volumen al radio mientras suena un clásico de Carolina Sabino. –En ese instante se armó un rollo peor que el de Saludcoop-.

Furioso Montealegre, maldice su suerte en perfecto alemán en el momento en que su cauta y confiable pasajera se limita a grabarlo con el celular mientras él acelera a toda marcha, casi tanto como en su último día donde radicó un proyecto de ley para despenalizar el aborto, mientras en su administración persiguió y cuestionó públicamente a mujeres que ejercieron libremente esa práctica.

La pasajera, temerosa por tener una suerte similar a la de cualquier enemigo del JJ Rendón del Derecho, comenzó a grabar en directo por Periscope, mientras Roy y Martín Santos impulsaban el Hashtag #TodosConLucho. Tal fue el alcance de la transmisión que hasta la misma Cristina Plazas canceló su matrimonio por segunda vez. -¡Agárrenlo Porfa!- gritaba enardecida, mientras María Ángela con cariño, redactaba una notita de protesta a las centrales de UBER.

El Celular de Lucho no paraba de sonar, era Natalia, quien con su auténtica y normal modulación le decía que era Trending Topic en todas las redes sociales del mundo. “Luis E Von” -como cariñosamente le dice ella- “Acabo de hacer un análisis lo más de complejo, que me dice que llevas 7 días sin trabajar”, tienes que ponerte a hacer algo ya “E Von”, continuó Marlen.

Inmediatamente Lucho entró en razón, las cándidas apreciaciones de su “Low Murtra” hacían el efecto requerido para apaciguar su actuación desenfrenada. ¡Necesito ayuda!, Gritaba desconsolado en perfecto español, ¡Necesito trabajar, ayudarle a la comunidad, lo mío es lo público!, sollozaba triste con su voz varonil nuestro recordado Luis Eduardo.

Desde mañana Luis será “su propio jefe” y se seguirá proyectando como un gran empresario de sucesos virtuales a través de las redes sociales y posiblemente también lo premien con una Embajada. Mientras tanto en Colombia sigue existiendo la delincuencia común, el maltrato infantil, el femenino y el animal; se disparan las violaciones, los atracos y las muertes como los miles de casos peores a los de Colmenares; se incrementan los ataques con ácidos y se premia el terrorismo y el secuestro mientras la institucionalidad de la Fiscalía sigue pisoteándose al son de las divas con ínfulas de protagonistas de novela que lo único que hicieron fue jugar con erario de los colombianos.

Andrés F. Hoyos E.
Comunicador Social y Periodista
@donandreshoyos

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado