Luis Felipe Chávez Giraldo La cruzada del siglo XXI | Opinión | Portafolio
Otros Columnistas
Columnista

La cruzada del siglo XXI

Las cruzadas contra el islam enfocadas en la reconquista de Tierra Santa, no eran más que una excusa para controlar la economía del oriente.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
abril 25 de 2017
2017-04-25 08:34 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

En la Inglaterra medieval, reinó el hermano de Ricardo Corazón de León, Juan Sin Tierra. Su era, estuvo plasmada de revueltas políticas, imposición de impuestos y una cruzada utópica. Algunos historiadores, como Peter Linebaugh, dicen que las cruzadas fueron promovidas por reyes y papas para distraer los conflictos sociales y económicos dentro de la Europa cristiana occidental, que se sumía en la escasez de tierras cultivables y provocaron un incremento de precios en los alimentos por parte de los terratenientes sobre un campesinado que defendía sus costumbres y hábitos comuneros contra las apropiaciones de los señores feudales y el codicioso clero.

En el año de 1208, el papa Inocencio III puso al rey Juan bajo interdicto y al año siguiente seria excomulgado. Con el pasar del tiempo, Juan se daría cuenta que perder las relaciones con la cabeza de la iglesia no era una buena estrategia para su reinado, puesto que en la batalla de Bouvines contra los franceses, había perdido toda su aspiración de expansión al sur de su reino. Así, en febrero del 2015, Juan propuso realizar una cruzada para recuperar Tierra Santa y de esta forma poder tener inmunidades y apoyo militar papal.

Las cruzadas contra el islam enfocadas en la reconquista de Tierra Santa, según Linebaugh, no eran más que una excusa para controlar la economía del oriente. Esta zona, llamada ‘Levante’ desde tiempos antiguos, era un punto estratégico en las rutas fenicias y hacía parte de la ruta de la seda hacia occidente. Jerusalén fue el centro del mundo medieval, tal cual como lo dibujó Heinrich Bunting en 1585, y hoy todavía lo sigue siendo.

Juan comenzó a oprimir a los barones ingleses con el scutage, o impuesto de caballeros, del reemplazo del servicio militar en unas condiciones impagables. Impuso la venta de mujeres y estableció un tráfico regular de la venta de niñas de catorce años o viudas, con el fin de recaudar fondos para la cruzada. Esto, causo la rebelión de los barones, que hizo que a mediados de junio del 2015 en Runnymede, a la orilla del río Támesis, los barones y el rey prometieron, bajo juramento, guardarse fidelidad mutua en un documento de 63 artículos llamado la Carta Magna. En el mismo año se realizaría el concilio de Letrán, promulgado por el mismo papa Inocencio III, en el cual se condenaría a aquellos herejes que no estaban de acuerdo con la iglesia cristiana. Juan nunca realizó su cruzada, pues perdió la batalla contra los barones rebeldes.

La zona del Levante Mediterráneo, siempre ha sido el centro religioso del mundo y goza de una ubicación estratégica por sus cercanas reservas de gas y petróleo. Siempre ha sido intervenida por reyes y países como Francia e Inglaterra. Hoy, muchos otros quieren intervenir también allí, por medio de apoyos militares, conformación de nuevos estados y, por último, generando modernas cruzadas para conquistar esta zona que ha sido de muchos y no ha sido de nadie. Para entender lo que pasa en Siria, hay que ver más allá de cinco mil años de nuestra época.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado