Otros Columnistas
columnista

Nuevo arancel de aduanas

El cambio del arancel es a nivel global, por lo que afecta no solo a los importadores, sino también a los exportadores colombianos.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
febrero 02 de 2017
2017-02-02 10:15 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El 2017 inició con la entrada en vigencia del nuevo arancel de aduanas, Decreto 2153 del 26 de diciembre de 2016 (Sexta Enmienda y recomendaciones del 11 de junio de 2015). Esto implica que las declaraciones aduaneras y los soportes deben reflejar las nuevas modificaciones.

Este arancel incluye, entre otros, la creación de la partida 9620, reagrupando los monopies, bípodes, trípodes y artículos similares que venían siendo clasificados en distintas partidas. Así mismo, incluye la creación de 50 subpartidas en temas de alimentos; 29 para ciertos plaguicidas y productos químicos peligrosos (objeto de comercio internacional) y sobre contaminantes orgánicos persistentes, entre otras.
Por otro lado, el arancel divide varias subpartidas existentes.

Por ejemplo, las mandarinas se pueden clasificar bajo tangerinas, satsumas y clementinas, mientras que para la cerveza sin alcohol también se especifica una nueva subpartida. De las antiguas subpartidas, 81 de ellas se redujeron a seis dígitos, y a 210 subpartidas de 26 capítulos se les modificó su texto y, en algunos casos, su alcance.

En cuanto a las importaciones, las resoluciones de clasificación arancelaria solo perdieron vigencia en aquellos eventos en los que la autoridad aduanera indica que la mercancía sufrió modificaciones (i.e supresiones, cambios en el alcance o en su texto).
En estos casos, el interesado deberá solicitar una nueva clasificación arancelaria, de forma que la autoridad decida con base en el nuevo arancel. Nuestros cálculos preliminares indican que hay alrededor de 250 resoluciones de clasificación que deben ser revisadas.

En la medida en que las subpartidas sean eliminadas o modificadas, los exportadores e importadores también deben revisar las listas de desgravación pactadas en cada uno de los tratados de libre comercio. A la fecha, la autoridad aduanera ha expresado que se encuentra realizando tablas correlativas para cada uno de los acuerdos.

Sin embargo, por ahora es labor de cada uno de los declarantes verificar la clasificación arancelaria de las mercancías objeto de desaduanamiento, con base en la legislación vigente a partir del primero de enero del 2017.

Es preciso resaltar que el cambio del arancel es a nivel global, por lo que afecta no solo a los importadores, sino también a los exportadores colombianos. No obstante, este cambio todavía no se ha implementado en todos los países (como es el caso de Estados Unidos), razón por la cual es necesario revisar cuidadosamente la emisión de los certificados de origen.

Por todo lo anterior, es importante saber que este año empezó con un nuevo arancel.

Juan David Barbosa Mariño
Socio de Aduanas y Comercio Exterior, Posse Herrera Ruiz

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado