Otros Columnistas
coyuntura

Que siga la fiesta

La Fed no solo considera que disminuyeron los riesgos de corto plazo, sino que en septiembre resaltó que estos riesgos parecían estar balanceados.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
octubre 12 de 2016
2016-10-12 08:53 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Las últimas decisiones de política monetaria en Estados Unidos y Japón corroboran nuestra expectativa de que las tasas de interés en el mundo desarrollado se mantendrán bajas por más tiempo y que las condiciones de liquidez global serán más holgadas de lo que se esperaba, al menos por los próximos 2 años.

PLAN TORTUGA EN EE. UU.

El tono del comunicado de la reunión de septiembre de la Reserva Federal (el banco central estadounidense), o la Fed, fue claramente más optimista que el de julio, en lo relacionado con las perspectivas económicas de EE. UU., especialmente donde se afirma que “los argumentos para un incremento de la tasa objetivo se han fortalecido, pero por el momento se decidió esperar a que haya mayor evidencia de un continuo avance hacia los objetivos”.

Además, la Fed no solamente considera que han disminuido los riesgos de corto plazo sobre el panorama económico, especialmente el asociado a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, según lo mencionaron en su reunión de julio, sino que en septiembre resaltó que estos riesgos “parecían estar aproximadamente balanceados”. Igualmente, la evaluación sobre el comportamiento de la economía mejoró con respecto a la reunión de julio. En esa ocasión, la Fed mencionó que la actividad económica “se estaba expandiendo a una tasa moderada”, mientras que en septiembre destacó que su crecimiento había “repuntado con respecto al ritmo modesto que se observó en el primer semestre”. La evaluación sobre el comportamiento del mercado laboral y de la inflación no sufrió cambios notables con respecto a la reunión previa.

El mejor tono del comunicado también se reflejó en la votación. En septiembre, 3 miembros propusieron incrementar la tasa objetivo frente a 7 que votaron por mantenerla inalterada, mientras que en julio solamente uno propuso incrementarla. La Fed envió el mensaje que esperábamos: ser cauteloso a la hora de continuar con el ciclo de incrementos y preparar al mercado para un posible incremento de la tasa objetivo antes de finalizar el año.

Solamente quedan dos reuniones en 2016, las de noviembre y diciembre, y desde hace tiempo venimos pronosticando que el próximo incremento ocurrirá en la última. No esperamos un incremento en la de noviembre porque las elecciones presidenciales serán pocos días después de esa reunión, lo cual resulta en un elevado riesgo político, y porque son pocos los datos económicos que se publicarán hasta entonces. El mercado de futuros se ha alineado con nuestro pronóstico e incorpora una baja probabilidad de un incremento en noviembre, frente a una alta probabilidad en diciembre.

Sin embargo, el aspecto más relevante que afecta la liquidez global en el corto y mediano plazo, es la reducción de la senda esperada de la tasa objetivo en los próximos años con respecto a las proyecciones de junio, según lo venimos anticipando desde el año pasado.

La mediana de la estimación de los miembros de la Fed para el cierre de 2016 se redujo en 0,25 puntos, de 0,875% a 0,625%, lo que implica tan sólo un incremento de 0,25 puntos en lo que resta del año. Igualmente, las de los cierres de los siguientes dos años se redujeron en medio punto: de 1,625% a 1,125% a finales de 2017 y de 2,375% a 1,875% a finales de 2018. Estas estimaciones implican que solamente habría dos incrementos de 0,25 puntos en 2017, en línea con nuestro pronóstico. Además, la mediana de la estimación de la tasa objetivo neutral bajó de 3% en junio a 2,875%, según lo habíamos previsto.

No obstante, mantenemos un sesgo a la baja en nuestra expectativa de incremento de tasas en 2017 porque el comportamiento de la economía sigue siendo moderado y porque el desempeño reciente de la mayoría de los indicadores líderes sugiere que no hay razones para prever un repunte notable en los próximos trimestres. Por ejemplo, el índice de indicadores líderes del Conference Board está creciendo a una de las tasas más bajas desde la Gran Recesión de 2008-2009 y no ha cambiado su tendencia de desaceleración que comenzó hace 2 años.

Lo anterior ratifica nuestra continua expectativa de que las tasas de interés en EE. UU. permanecerán bajas por más tiempo, que el ritmo de incrementos en los próximos años será más lento de lo que se esperaba previamente, y que la tasa terminal del actual ciclo de incrementos será más baja de lo que se creía.

INUNDACIÓN NIPONA 

Por su parte, el Banco Central de Japón (BoJ) introdujo unos componentes adicionales a su marco de política monetaria en su reunión de septiembre, que dejaron abiertas las puertas para una nueva reducción de su tasa de referencia a terreno aún más negativo en la reunión de noviembre, e implican una extensión de las inyecciones de liquidez, según lo venimos anticipando.

Uno de los nuevos componentes que se introdujo fue el “compromiso de sobrecumplimiento de la meta de inflación”. Bajo este lineamiento, el BoJ se comprometió a continuar inyectando liquidez a un ritmo de 85 trillones de yenes anuales (850 mil millones de dólares), hasta que la inflación superé la meta de 2% y se mantenga por encima de ese nivel de manera estable.

Dado que la inflación (excluyendo alimentos frescos, que es la medida que sigue el BoJ para su meta) está descendiendo y actualmente se ubica en -0,5%, la más baja en 4 años, y que la economía sigue estancada y que hay choques externos a la baja, creemos que la compra de títulos se tendrá que extender por lo menos por 2 años más.

En consecuencia, el BoJ también mantendrá tasas de interés bajas por más tiempo y las inyecciones de liquidez provenientes de Japón se extenderán por un tiempo mayor al que se esperaba previamente.

Andrés Pardo Amézquita,
director Ejecutivo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado