Otros Columnistas
Coyuntura

¿Qué viene tras las elecciones presidenciales en EE. UU.?

En el escenario predomina la incertidumbre sobre la política económica que adoptará Donald Trump. 

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
diciembre 08 de 2016
2016-12-08 06:53 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Luego de la sorpresa del resultado de las elecciones presidenciales estadounidenses, predomina la incertidumbre sobre la política económica que adoptará Donald Trump.
Si mantiene los puntos de la campaña podría impulsar la actividad en el corto plazo a través de mayor gasto en infraestructura y menores impuestos, pero en sacrificio de un mayor costo sobre las finanzas públicas y consecuencias adversas para el crecimiento de largo plazo.

Bajo el anterior contexto, Investigaciones Económicas (IE) contempla en su escenario central un aumento de la tasa de política monetaria de la Reserva Federal (Fed) de los Estados Unidos en la reunión de diciembre de 2016, presionando al alza las principales tasas de referencia en dólares. En 2017, se presentarían dos aumentos adicionales y, por tanto, el año finalizaría con una tasa entre 1,00% y 1,25%.

Los riesgos de carácter político no se limitan a Estados Unidos. La victoria de Trump podría impulsar los partidos euroescépticos en las elecciones presidenciales de Francia y Alemania en 2017, lo cual reabriría las dudas sobre la continuidad de la unión monetaria.
En otras palabras, una posible repetición del referendo del Reino Unido en los países más importantes de Europa continental.

Entre tanto, China se mantiene como uno de los principales riesgos sobre la actividad global en 2017. La rápida acumulación de deuda y los altos precios de la vivienda son los principales factores que generan preocupación sobre la senda de crecimiento del PIB. Si se mantiene la senda actual de expansión, China seguiría siendo un actor clave al contribuir con cerca de un tercio del crecimiento global.

Incluso considerando los anteriores riesgos, 2017 sería un año de recuperación de la economía global. Según el Fondo Monetario Internacional el crecimiento se aceleraría y alcanzaría 3,4%, 0,3 puntos porcentuales por encima del resultado de 2016.

La mejora se explica tanto por las economías emergentes, como por las desarrolladas. En las primeras, el efecto es levemente mayor pues Rusia y Brasil dejarían atrás la recesión, mientras que las demás regiones mantienen un ritmo aceptable de crecimiento.

En línea con lo anterior, para 2017 la demanda de petróleo aumentaría, pero ésta sería más que compensada por la mayor oferta, persistiendo así un excedente en el mercado, máxime si la Organización de Países Exportadores de Petróleo y Rusia no concretan un acuerdo de recorte de producción suficiente para estabilizar el mercado.

No obstante, la sobreoferta no superaría la del presente año, con una moderación de la estrategia de Arabia Saudita de excluir del mercado a costosos productores. De esta forma, es previsible una mejora en la cotización.

De acuerdo con los consensos, el precio del Brent ascendería a US$55 por barril en 2017, frente al registrado en lo corrido del presente año de USD44.

En medio de este panorama internacional, la economía colombiana podría mejorar su crecimiento de 2% en 2016, acercándose a 3% en 2017, pero en todo caso, por debajo del periodo post crisis financiera internacional de 4,5%.

El sorpresivo resultado de las elecciones estadounidenses pondera adversamente al balance de riesgos de la actividad local por su considerable exposición a esta economía.
La mejor dinámica del próximo año estaría fundamentada en el sector construcción, con un crecimiento de 7.4%, sustentado en las obras de infraestructura de la cuarta generación de concesiones (4G).

En contraste, los moderados precios del petróleo, en conjunto con la baja inversión en esta actividad, conducirían a un crecimiento nulo del sector, mientras la industria moderaría su crecimiento a 2,8% una vez diluido el impulso de la reapertura y ampliación de Reficar.

Respecto a los precios, si bien para 2017 los riesgos sobre la inflación son relevantes, en especial el asociado al posible incremento del IVA de 16% a 19% que contiene el proyecto de reforma tributaria, el escenario base señala la convergencia de la inflación hacia el límite superior del rango meta de 4%.

Las presiones alcistas podrían ser mitigadas por el moderado dinamismo de la actividad económica que responde, entre otras, al menor ingreso disponible de los agentes con la implementación de dicha reforma.

Así, el reciente ciclo de alzas en la tasa de referencia se reversaría comenzando 2017, con ajustes de -25pb mensuales llevándola de 7.75% hasta 6.25%. Pero de materializarse una mayor desaceleración económica global, asociada al efecto Trump, es probable que el Banco de la República (BR) se vea obligado a bajar esta tasa de forma notoria, incluso más rápido de lo contemplado en el escenario central.

No obstante, cabe considerar que ante una crisis en los mercados financieros con riesgos en materia de flujos de capital, se limitaría el margen de maniobra del BR y podría aminorar o retrasar el ciclo de relajación de la política monetaria. IE se inclina por el primer resultado, en el que los riesgos de menor actividad superan aquellos de los flujos de capital.

De esta forma, las cuentas externas continuarían ajustándose ordenadamente y en 2017 el déficit de cuenta corriente convergería a un nivel más cercano al sostenible, con un resultado cercano a -4,0% del PIB, especialmente por la corrección del déficit comercial ante un moderado crecimiento de la economía.

Con unas cuentas externas que mejoran marginalmente, para 2017 la tasa de cambio presentaría una revaluación anual cercana a -5,0%, con un promedio en el año de $2.900. Los riesgos de la proyección son alcistas, principalmente por la vulnerabilidad del precio del petróleo, las mayores tasas de interés de la Reserva Federal, y un contexto político interno y externo más complejo.

Camilo Pérez Álvarez
Gerente de Investigaciones
EconómicasBanco de Bogotá

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado