Otros Columnistas
columnista

Duelos y esperanza

En la medida en que cada uno de nosotros sea más humano, ayudando a sacar lo más positivo de las energías bondadosas DE TODOS, la vida será mejor.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
julio 11 de 2018
2018-07-11 08:45 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

En los últimos días he vivido vivir muy de cerca tres insucesos, dos sociales y uno personal. Asuntos complejos de relaciones con el otro y consigo mismo. Si bien me han generado, y seguirán generando profundas preocupaciones y tristezas, a la vez busco en la actitud propia, en los valores de la vida y en el poder solidario ayudarme y ayudar a superarlos.

El primero de ellos es la tragedia de quienes dejaron sus hogares y la angustia que aún subsiste –afortunadamente cada vez menor– por Hidroituango. Pero en paralelo, la actitud abnegada de los directivos y trabajadores de EPM de que el norte es la vida de la gente y el apoyo complementario,y en los momentos más difíciles, de la sociedad civil. Destacamos la donación de 30,4 toneladas de productos básicos por parte de 30 empresas a través de la Asociación Nacional de Bancos de Alimentos. Igualmente, la presencia de Antioquia Presente, brindando toda su experiencia para ayudar a establecer una ruta de largo plazo que cree las condiciones y capacidades territoriales que hagan sostenible la relación de las poblaciones y el proyecto. La complejidad de los temas involucrados, teniendo como norte la gente, exigen lo mejor de nuestra inteligencia colectiva, institucional y social, para enfrentarlos.

El segundo, asunto bien angustiante es, tantos y tantos días ya, volviendo a la negra noche de los asesinatos de líderes comunitarios. En este año, uno cada tres días. Me reúno con relativa frecuencia con instituciones internacionales –Proantioquia apoya el funcionamiento en Antioquia de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos– que no entienden cómo hoy un país tan orgulloso de sentirse Oc de y con la Fuerza Pública más reconocida en trabajo de campo, no tenga una ruta persistente y un propósito nacional para ‘NO MÁS’. Quiero ser optimista, por la forma generalizada la última semana en medios, columnistas, líderes de opinión y organizaciones de todo orden coincidieron en que estamos ante el más grave de los problemas como sociedad, de que todos lo debemos asumir como el más difícil hoy de nuestros problemas. Solo los valores del respeto a la diferencia y a la vida, a más del monopolio legítimo de la violencia en poder del Estado y con el apoyo de todos, podremos superarlo.

El otro insuceso, íntimo, es la pérdida de mi compañera. Muchos de los lectores han vivido esos momentos y saben de qué hablo. Seguramente, nos identificamos en las mismas preguntas sin respuesta, porque nadie tiene la experiencia de la muerte. En compañía solidaria de cientos de personas, tuve la fortuna de encontrar de nuevo la gente que abraza sinceramente. Me hubieran podido preguntar solo por mi testimonio: ¿cómo es el amor, qué color tiene, a qué sabe, dónde se siente y cómo se da Seguramente, les hubiera podido responder. Pero no, ellos eran parte de la historia, porque habían compartido con un ser profundamente social. Ellos querían rescatar la significación de valores como la generosidad, el respeto, la tolerancia, el ponerse en los zapatos del otro, el gozar y hacer gozar con lo más simple, en fin, la amistad sin límites.
Lo que me reafirman estas tres realidades, es que en la medida en que cada uno de nosotros sea más humano, más fraterno, ayudando a sacar lo más positivo de las energías bondadosas DE TODOS, la vida será mejor. No hay otro camino.

Rafael Aubad L.
Presidente Proantioquia

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado