Otros Columnistas
coyuntura

Reforma tributaria ambiental para un futuro de sostenibilidad

El país contará con impuestos y beneficios ‘verdes’, los cuales buscan ser la base del futuro medioambiental nacional.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
diciembre 21 de 2016
2016-12-21 07:31 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La reforma tributaria, desde la perspectiva ambiental, es una reforma estructural, muy novedosa y ratifica la posición de liderazgo de Colombia en el cumplimiento de la agenda ambiental global. Por primera vez se establece en el país un conjunto de impuestos y beneficios tributarios verdes que nos permiten cumplir con los objetivos ambientales del país y asegurar la calidad y protección de nuestro patrimonio natural, en una actitud responsable con estas y las futuras generaciones.

Como lo señaló el presidente Santos, en su reciente gira por Europa, la reforma tributaria es clave para el desarrollo sostenible del país, muy novedosa y conveniente. Estos nuevos impuestos y beneficios verdes son de la mayor importancia.

Uno de ellos es el impuesto al carbono, tarifa que se cobrará a los combustibles fósiles para contribuir a la reducción de nuestras emisiones de Gases de Efecto Invernadero, sobre todo dióxido de carbono. El impuesto a estas emisiones nos permite acercarnos al objetivo de tener una economía baja en carbono.

Colombia asumió un compromiso de reducir estas emisiones en un 20% para el año 2030 y a un 30%, en el caso de contar con un decidido apoyo de la comunidad internacional. De esta forma, con el impuesto al carbono contribuiremos a cumplir entre el 7 y 10% de esta meta, sumado a otros instrumentos complementarios.

El impuesto verde prevé una tarifa de $15 por tonelada equivalente de CO2 que se emita. Se van a gravar los combustibles líquidos como diesel, keroseno y gasolina. Se cobrarán $135 por galón, $148 para Kerosene y Jet Fuel, etc. Cerca de 38 países han implementado este impuesto de nueva generación, entre ellos, México, Chile y Suráfrica.

El mayor desafío ambiental que enfrenta la humanidad es la mitigación de las emisiones de gases efecto invernadero que generan calentamiento global, la reducción de la vulnerabilidad a la variabilidad climática extrema y la adaptación al cambio climático, aspectos de los cuales Colombia no es ajena.

Y aunque solo generamos el 0,46% de las emisiones globales, estamos dentro del grupo de los 15 países con mayor vulnerabilidad a fenómenos de variabilidad del clima y cambio climático. Esto ha quedado evidenciado en los eventos de fenómenos de la Niña y el Niño que hemos sufrido recientemente. De allí que, el país juegue un papel de liderazgo en el contexto internacional en la agenda ambiental y de cambio climático, sobre todo en la aprobación del Acuerdo de París.

Estas decisiones son pues inaplazables e incluyen una variedad de herramientas de política pública, incluidos los instrumentos económicos previstos en el impuesto y en los incentivos tributarios verdes. Es preciso decir que los recursos que se recaudarán por este concepto en gran medida se destinarán para la financiación de la Iniciativa Colombia Sostenible que tiene como fin último materializar los beneficios ambientales de la paz.

Además del impuesto verde al carbono, la reforma tributaria incluye el impuesto al uso de las bolsas plásticas. Este refleja un trabajo de concertación con la industria ambientalmente consiente y representada en Acoplastico y la Cámara Colombiana del Plástico. La reducción del uso de bolsas plásticas, la reutilización y el reciclaje son un imperativo nacional para disminuir la contaminación de suelos, fuentes hídricas, polución y afectación de especies –sobre todo marinas–, entre otras.

El 5% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero, sobre todo metano, provienen del mal manejo de los residuos. Este tributo al uso de bolsas plásticas establece una tarifa final de $50 pesos por bolsa. Recordemos que desde este 30 de diciembre quedará prohibido el uso de bolsas plásticas con un tamaño menor a 30 cm X 30 cm.

Este impuesto contribuye, entonces, a mejorar nuestra tasa de reciclaje, que es de solo 17%. Si bien es cierto que Colombia está en el promedio de la región, es necesario incrementar la tasa de reciclaje sustancialmente y este tributo contribuye a ese propósito.

Igualmente, es preciso destacar que la reforma tributaria incluye una serie de beneficios tributarios verdes, algunos de los cuales permiten avanzar en proyectos de generación de energía con fuentes no convencionales, descuentos para proyectos de inversión relacionados con control ambiental, reforestación, redes de monitoreo en recuperación de cuencas, etc.

Se destacan, el descuento del 20% a la renta líquida a inversiones en control y mejoramiento ambiental; así mismo, la exclusión del pago de IVA a elementos, equipos y maquinaria destinados a sistemas de control de mejoramiento ambiental y en la misma línea, la exclusión de IVA para equipos importados con este propósito. Se mantiene el pago de solo el 5% de IVA para vehículos eléctricos e igualmente se mantienen beneficios tributarios para proyectos de ecoturismo y las inversiones en generación de energía de fuentes renovables no convencionales renovables, en el marco de la ley 1715 de 2013.

La reforma tributaria tiene beneficios tangibles: se generarán en los próximos dos años cerca de un billón de pesos en recursos nuevos y se otorgará una cifra igual en beneficios tributarios para las empresas y los ciudadanos que inviertan en mejoramiento ambiental. Pero los beneficios ambientales son enormes.

La reforma es muy novedosa y estructural para el sector e inicia una nueva senda de aplicación de instrumentos económicos a la gestión ambiental. Esta reforma va generar recursos adicionales que nos permitirán, además de avanzar en el logro de metas ambientales específicas, garantizar la materialización de los beneficios ambientales de la paz, a través de la financiación de los programas y proyectos dirigidos a la disminución de la deforestación, agricultura sostenible, recuperación y restauración de ecosistemas degradados y adaptación al cambio climático, entre otros.

Así, se ratificará una vez más el liderazgo nacional en esta materia. Esta reforma tributaria, verde y estructural, es más que necesaria.

Luis Gilberto Murillo
Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado