Otros Columnistas
análisis

Sobre los rendimientos de los fondos de pensiones

Coincidimos con que la rentabilidad real debe ser lo más transparente posible.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
mayo 30 de 2018
2018-05-29 07:54 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Tras el reporte que dieron los fondos de pensiones en los extractos del primer trimestre del 2018, publicados a comienzos del mes de mayo, se ha desatado una polémica que hasta el día de hoy no ha cesado. Columnistas como Eduardo Lora y Stefano Farné han cuestionado la rentabilidad de los fondos de pensiones como históricamente bajas y, por lo tanto, han argumentado que dichas rentabilidades conducirán a tasas de reemplazo bajas. Farné destaca una cifra de 3 por ciento real en los últimos cinco años, y de 6 por ciento real en los últimos 10 años, y Lora una de 3,88 por ciento real desde el inicio de las AFP.

Coincido con Eduardo Lora en que “lo que importa es la rentabilidad real”, y más aún cuando el ahorro es de largo plazo. En realidad, la gestión realizada por las AFP desde el inicio del sistema ha sido excelente, y los rendimientos reales se han convertido en una parte fundamental del ahorro pensional de los colombianos. Por ejemplo, si un trabajador hubiese cotizado desde el inicio del sistema sobre dos salarios mínimos legales, hoy tendría cerca de 100 millones de pesos, donde el 43 por ciento corresponde a rendimientos reales. Asumiendo que comenzó con 22 años en el mercado laboral hoy apenas tendría 46 años, es decir le faltarían 16 años para cumplir la edad de pensión.
Aun si ese individuo no vuelve a cotizar más, la magia del interés compuesto y las inversiones que hacen las AFP mejorarán todavía más esos rendimientos reales de forma tal que el ahorro alcanzado le aseguraría una pensión a los 62 años.

Gráfico fondos de pensiones

Gráfico 1

Archivo particular.

La rentabilidad de los fondos de pensiones ha sido también muy favorable hasta para aquellos que, tal y como sugiere Lora, por sus vidas laborales complicadas no cotizan disciplinadamente todos los meses. Suponga usted que un afiliado tenía 1 millón de pesos en 1994, y nunca más volvió a cotizar a su fondo de pensiones. En abril del 2018 ese afiliado tendría 33,8 millones de pesos (nominales), mientras que de haber invertido ese dinero en 1994 en un CDT a la tasa de referencia DTF, tendría tan solo 11,4 millones de pesos (nominales). Con una inflación anual promedio de 7,3 por ciento, este afiliado tendría solo 5,4 millones de pesos.

Pero, ¿cómo se hace el cálculo de la rentabilidad real? El Decreto 2555 del 2010 especifica que, para los fondos privados de pensiones, la rentabilidad acumulada será equivalente a la tasa interna de retorno (TIR), que es precisamente la metodología con la que se calcula la tasa a la que se refiere Eduardo Lora. Aunque el cálculo actual de la TIR real arroja los signos correctos de las rentabilidades, sus magnitudes están subestimadas, entre otras, porque el cálculo no ajusta los flujos del fondo por la inflación de cada periodo, por lo que no tiene en cuenta los valores a precios constantes. Su principal problema es la sensibilidad que tiene a la magnitud de los aportes y retiros del fondo, lo que implica que se incluyen en el cálculo factores exógenos que no dependen de la gestión de la AFP, como los traslados a Colpensiones, los traslados entre AFP o los retiros de los afiliados.

Un procedimiento más adecuado para calcular la rentabilidad de los ahorros de cada afiliado a un fondo de pensiones resulta de los valores de unidad NAV. El valor de la unidad es el precio del fondo, y corresponde a la medida con la que realmente se están valorizando los aportes pensionales de los trabajadores. Actualmente, el trabajador puede revisar de manera periódica el valor de unidad de su fondo de pensiones en sus extractos trimestrales, y que está actualizado con los rendimientos que ganó (o que perdió) en cada periodo como resultado exacto de la valorización (o desvalorización) de este precio. Por esta razón, el valor de la unidad es una medida del desempeño de los recursos pensionales administrados más precisa.

De esta forma, la rentabilidad real observada en los fondos de pensiones supera ampliamente las rentabilidades mencionadas por Lora y Farné. Tanto la rentabilidad real con TIR, calculada con precios constantes, así como la calculada con NAV reflejan valores muy buenos, tal y como lo muestra el gráfico 1. La rentabilidad histórica acumulada por los fondos de pensiones es de 6,8 por ciento, bajo el cálculo con la metodología TIR ajustada, y de 8,3 por ciento, si tenemos en cuenta el precio del fondo.

A manera de conclusión, coincidimos con que la rentabilidad real debe ser lo más transparente posible, por lo que es imperativo esclarecer cuál debe ser el reporte más acertado de esta rentabilidad y llegar a un consenso sobre la metodología que debe implementarse para su cálculo. De esta manera, la Superintendencia Financiera, las AFP, los afiliados, y los preocupados columnistas, podrán tener certeza de que el ahorro pensional de los colombianos está en muy buenas manos.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado