Otros Columnistas
coyuntura

Sobregiro total

El 86% de la población mundial vive en países que exigen más de lo que sus recursos ofrecen. Y de seguir así, en 2030 se necesitarían dos planetas.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
septiembre 04 de 2016
2016-09-04 02:23 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Tamaño embrollo en el que se encuentra la ONU, sus principales dignatarios y países más poderosos para impulsar políticas y acciones que enfrentan la problemática del sobre giro de los recursos naturales, causado por un monstruo de varias cabezas, que además amenaza con convertirse en inatajable arrasador de toda la humanidad en un lapso de tiempo más breve del que podamos imaginar.
 
SOBREPOBLACION

Es uno de los retos ambientales más trascendentales a los que se enfrenta la Tierra, pues de 7 mil millones de humanos en el 2011, en menos de dos años sus habitantes crecieron en 200 millones; Es decir, al 2013 pasaron a 7.200 millones. El Organismo, según sus estudios más recientes, explica que podrían ser entre 11 mil y 13 mil millones para el 2100. La mayor parte de este crecimiento será en África, continente con un 80 por ciento de posibilidades, según el estudio, de alcanzar entre 3.500 y 5.100 millones de habitantes para el 2100.

De acuerdo con la organización Ecological Footprint Network, se usan más recursos de los que el planeta puede generar. En efecto, el 86 por ciento de la población mundial vive en países que exigen más de lo que sus propios ecosistemas pueden ofrecer. Y de seguir así, para el 2030 se necesitarían el equivalente a dos planetas para abastecer las necesidades básicas de la humanidad y tal vez más de 10 planetas para el año 2100.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, los gobiernos de los países más afectados, atrasados y pobres, han fallado en facilitar el acceso a esquemas de planificación familiar y garantizar una mejor educación para los jóvenes (las mujeres más educadas tienen, en promedio, menos hijos). Por lo tanto es unánime adelantar proyectos que solo con el decidido apoyo estatal en la educación y concientización de las gentes, se estaría a tiempo de lograr una estabilización de la población.

El problema de la sobrepoblación exigirá más producción, pero con un esquema responsable extendido al uso racional de las nuevas tecnologías, del agua y de la energía, se debe buscar al Sol, el viento e incluso al mar como fuentes principales de generación y así enfrentar el deterioro ambiental y los impactos sociales de tan exagerado crecimiento.

DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA

Pero del otro lado, queda consignado en el último informe de la ONG Intermón Oxfam, que el problema a resolver no es tanto el de la sobrepoblación, sino el de la distribución desigual de sus habitantes y, lo que es peor, de los recursos del mundo.

Resulta no solo increíble sino también inconcebible que 85 individuos aglutinan tanta riqueza como los 3.570 millones de personas que componen la mitad más pobre de la población mundial. En otras palabras la mitad de la riqueza estaría en manos del 1 por ciento del planeta.

Un reciente estudio del Instituto Gallup con 131 países concluyó que la población de los diez países más ricos del mundo tiene 50 veces más ingresos que la de los países más pobres, todos ellos del África subsahariana. Según la ONG Acción contra el hambre, un europeo o un americano consumen entre 150 y 200 veces más recursos que un ciudadano africano.

HUELLAS: ECOLÓGICA, SOCIAL Y ECONÓMICA

Ante tal panorama, resulta imperioso virar con urgencia hacia un modelo de desarrollo realmente sostenible que enfrente al monstruo tridimensional. El desafío planetario se concentra en diferentes e inaplazables frentes: A la conocida “Huella Ecológica”, (herramienta que mide y evalúa el impacto que los estilos de vida tienen sobre el medio ambiente), habría que institucionalizar otras huellas que nos alerten y concienticen sobre las terribles implicaciones socioeconómicas del mantenimiento de los niveles actuales de la inequidad de distribución de los recursos y la más grave y vergonzante situación de pobreza.

En Colombia, además del crecimiento poblacional (al 2100 se estiman 62 millones de habitantes), en su gran mayoría pobres, se tiene el de envejecimiento activo de la misma. Las proyecciones indican que antes del 2030, por cada adulto mayor habrá solo una persona joven, mientras hoy son dos. La economía enseña que por cada pensionado debe haber tres personas en condición económicamente activas.

Esto plantea retos crecientes en materia de pensiones, salud, crecimiento económico y bienestar social. Según estudios sobre población y desarrollo de la Universidad Externado, el envejecimiento de la población llevaría a la gente a trabajar hasta los 90 años para proveer sus recursos, pues no habría fuerza joven suficiente que los sostenga.

HUELLA DE LA CONCIENCIA


Pero quizás ésta sea la huella más urgente de establecer y concientizar a toda la humanidad, pues además de todo lo anterior, lo más aterrador es comprobar que según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en un mundo donde 900 millones de personas están desnutridas y hambrientas, cada año se arrojan a la basura 1.300 millones de toneladas de alimentos.

Miguel Celis García,
profesor universitario.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado