Otros Columnistas
análisis

Vienen semanas de fuerte actividad

Los mercados le han pasado cuenta de cobro a la Opep por su falta de coherencia.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
septiembre 04 de 2016
2016-09-04 05:27 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Septiembre es un mes clave para la economía global y para Colombia, con su plebiscito por la paz y la reforma tributaria que serán presentados a debate y votación en las primeras semanas de octubre.

El radar mundial debe estar puesto en la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) y en la Opep, los dos más grandes catalizadores de los últimos años por los efectos que sus comentarios o decisiones tienen sobre el dólar, el crudo y las bolsas mundiales.

La FED se reunirá el 21 de septiembre. La probabilidad de un alza de tasas de interés sigue siendo remota, a la espera de conocer en noviembre quién será el nuevo presidente de ese país.

El parte de tranquilidad ha llegado gracias a que Hillary Clinton ha tomado ventaja importante frente a Donald Trump, con una probabilidad de ser elegida que alcanza hoy el 88%. Entiéndase probabilidad distinta a encuesta de intención de voto, pues allí puntea según recientes sondeos, con un 45% respecto a 38% de Trump.

De verse un alza en las tasas de la FED tendríamos un efecto notorio en el dólar en el mercado mundial. En Colombia habría una desbandada de golondrinas: aquellos extranjeros que en las últimas ocho semanas han comprando TES a manos llenas, lo que presionaría al peso a devaluarse. De mantenerse estables las tasas continuaremos viendo flujos hacia países emergentes como el nuestro.

Por su parte, la OPEP, que se reúne entre el 26 y el 28 de septiembre, de nuevo busca hacer ruido, algo que le ha funcionado en reuniones anteriores, pero luego el propio mercado le ha pasado cuenta de cobro por su falta de coherencia.

En encuentros previos se habían anunciado medidas para congelar la producción y estabilizar al mercado. Sin embargo, sucedió lo contrario y esa producción se encuentra en máximos históricos.

Pero, de darse, sería el impulso necesario para que veamos un barril de crudo en los 50 dólares y con miras a que cierre el presente año alrededor de los 60 dólares.

Camilo Silva
Valora Inversores

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado