Otros Columnistas
análisis

Warren Buffett y sus 52 años de enseñanzas

Tener mentalidad a largo plazo funciona ya que existe mucha menos competencia por pedazos valiosos de información.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
abril 02 de 2017
2017-04-02 11:39 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Hace pocas semanas Warren Buffett, reconocido como el inversionista más exitoso de la historia, publicó su carta anual, una tradición en donde transmite de la manera más clara como opera Berkshire Hathaway (BH), su conocimiento y filosofía de inversión.
Cualquier persona que lea y entienda sus cartas posiblemente esté muy agradecida, ya que los conocimientos transmitidos en estas son aplicables a las inversiones y la vida de una manera inmediata.

La historia de Buffett con BH empieza en 1962, cuando manejaba una sociedad de inversión donde sus socios eran amigos y familiares. BH era una empresa que se dedicaba a la fabricación de textiles. Buffett, que en ese momento su filosofía de inversión era la cuantitativa de valor, compra las primeras acciones de BH a US$7,40.
Luego en 1964, la administración de BH que venía recomprando acciones, había acordado con Buffett una recompra de todos sus títulos a US$11,50. Unas semanas más adelante la oferta llegó por unos centavos menos de lo acordado, Buffett decide no aceptar la oferta de recompra y termina comprando más acciones, finalmente ejerce control de la empresa.

BH era un negocio moribundo, la industria textil en EE. UU. venía en decadencia con el aumento de producción de textiles por parte de países asiáticos. Buffett, con la caja que BH tenía, empezó a comprar diferentes empresas, y una de ellas fue National Indemnity (NI), una pequeña aseguradora en Omaha.

National Indemnity recibe primas primero y paga las reclamaciones por catástrofes después, le permite a Buffett invertir ese valor flotante con total libertad y gratuitamente, ya que las primas recibidas son mayores a los gastos por calamidades en este caso. National Indemnity se convierte en el motor de BH. A pesar de cerrar operaciones de la planta textil de BH en 1985 y haber sido una operación que generaba pérdidas considerables, las inversiones de Buffett han permitido generar un retorno anualizado del 20,82% desde 1964.

Buffett empieza su carrera como inversionista de valor cuantitativo, esto significa comprar empresas que son baratas en medidas contables (bajos múltiplos): precio/utilidad, precio/valor en libros, etc. Él obtiene este estilo de su mentor: Benjamin Graham, el padre del Value Investing. Esta forma de inversión genera que se adquieran en algunos casos empresas con muy malos prospectos económicos (llamadas colillas de cigarrillo), pero tan baratas que posiblemente tengan un último chance de reflejar un valor mayor. Buffett cambia su esquema con la llegada de Charlie Munger como su socio, en donde Charlie le enseña que es mejor comprar un negocio maravilloso a un precio justo, en vez de un negocio mediocre a un precio maravilloso.

Hoy en día, el término inversionista de valor significa un estilo en donde el inversionista busca empresas las cuales tienen un precio en el mercado considerablemente menor a su valor intrínseco (estimado por el inversionista), idealmente con un gran margen de seguridad, entre más la diferencia entre precio pagado contra el valor adquirido mayor el margen de seguridad.

Valor intrínseco es sencillamente el valor presente de los retornos futuros, en otras palabras, el flujo de caja que un negocio va a producir durante su existencia, descontado a una tasa adecuada y es un estimado, no un valor exacto.

Un claro ejemplo que Buffett sedñala es la inversión en educación, el costo total por universidad puede ser usado como el precio. Si este costo es correcto, tiene que incluir los ingresos perdidos por haber frecuentado la universidad en vez de conseguir un trabajo después del colegio. Para el análisis, se tendría que calcular los ingresos de por vida del graduado y restarle los ingresos estimados si este no hubiera asistido a la universidad; este exceso de ingresos tiene que ser descontado a una tasa apropiada.

El resultado nos daría el valor intrínseco de la educación. Si este es un menor valor al costo total de la universidad, sería mejor no estudiar y conseguir un trabajo después del colegio. Este es el análisis que hace un inversionista de valor en empresas reales, la relación entre precio pagado y valor adquirido.

Buffett nos enseña a ver la tenencia de acciones en empresas, no como un papel que se mueve todos los días, si no como si uno fuera el dueño de la empresa, con una mentalidad a largo plazo y humildad en aceptar que es imposible e inútil desgastarse en predecir el movimiento del mercado. Buffett nos enseña que es más fácil estimar un valor intrínseco de empresas y esperar a que el mercado lo refleje, sin darle importancia o tomando ventaja de los estados de ánimo de este, que oscilan entre calma, pánico y codicia.

Tener mentalidad a largo plazo funciona ya que existe menos competencia por pedazos valiosos de información, el cortoplacista busca pistas para adivinar las ventas del siguiente trimestre, las posibles compras por extranjeros e inútiles datos que en un largo plazo no tienen valor real.

Por ejemplo en Colombia los participantes más grandes del mercado accionario son los fondos de pensiones. Estos tienen mediciones de desempeño que son relativas entre ellos cada tres meses, generando una mentalidad cortoplacista, también para el inversionista particular estar alejado de las emociones y da la influencia de reportes prediciendo el movimiento del mercado y noticias diarias es muy difícil. Tener una mentalidad de largo plazo sin dejarse influenciar, así a Buffett le suene simple, es de las gestiones más difíciles para la mayoría.

Buffett dijo una vez que no le preocupaba dar sus secretos ya que él entiende que la naturaleza humana busca satisfacciones inmediatas y no cree que muchos sigan sus consejos. Hoy en el 2017, Buffett sigue con su generosidad y el inversionista con su decisión de seguir o no sus enseñanzas.

Jean Philippe Tissot
Inversionista de valor

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado