Lecciones para Colombia

Pablo Duarte
Opinión
POR:
Pablo Duarte
julio 24 de 2014
2014-07-24 02:51 a.m.

En su discurso ante el nuevo Senado, el pasado 20 de julio, el presidente Santos recalcó su idea de la ‘Tercera Vía’. Desde el relanzamiento del concepto, hace unas semanas en Cartagena, el lema principal “tanto mercado como sea posible, tanto Estado como sea necesario” ha sido ampliamente comentado. Mauricio Cabrera, en su columna del 7 de julio en Portafolio, lo caracteriza como “bonito, pero vacío”. La “economía social de mercado”, la ‘tercera vía’ entre ‘solo Estado’ y ‘solo mercado’ que Alemania implementó después de la Segunda Guerra Mundial y que sentó los cimientos de sus altos niveles de bienestar hoy, deja dos lecciones para Colombia que podrían ayudar a llenar ese vacío.

La República Federal Alemana tuvo como ministro de Finanzas y luego canciller a Ludwig Erhard, un economista miembro del partido de Ángela Merkel, la CDU. Erhard llevó a la práctica los conceptos de la escuela ordoliberal alemana. Para esta corriente de pensamiento, el fin de la política económica debería ser un orden económico y social que garantice la posibilidad de ejercer actividades económicas y condiciones de vida humanas a todos por igual.

Las lecciones para Colombia están en dos fundamentos de ese pensamiento. El primero es el acceso igualitario a las actividades económicas. Para los ordoliberales, la posibilidad de que todos los habitantes pudieran acceder a los mercados era lo que le daba el carácter social a la ‘economía social de mercado’. Cuando el acceso a los mercados no depende de las ideas y del esfuerzo productivo, sino de sobornos e ineficiencias burocráticas, solo ciertos privilegiados pueden realizar ganancias económicas de los mercados y los excluidos buscan alternativas ineficientes para sobrevivir. Los altos niveles de informalidad en Colombia y los bajos niveles de acceso al sector financiero formal reflejan que en esta dirección, en Colombia, aún hay bastante por hacer.

El segundo son las condiciones de vida humanas para todos. Los ordoliberales se refieren en este punto a la igualdad de oportunidades. Un sistema judicial imparcial que trate a todos los individuos por igual, modelo de educación y salud de alta cobertura y calidad son ejemplos de tareas que el Estado debería llevar a cabo para garantizar a todos los habitantes unas condiciones de vida humanas. Nótese que acá el papel del Estado se centra en condiciones generales que se cumplan para todos y no en regalos puntuales.

La ‘economía social de mercado’ es uno de los mayores logros de la política económica y social en Alemania. Las lecciones de este modelo económico nos permiten interpretar el lema de la ‘Tercera Vía’ del presidente Santos para Colombia de otra manera. “Tanto mercado como sea posible…” sería “acceso a los mercados a todos por igual”. Segundo: “… tanto Estado como sea necesario” sería “condiciones generales para una vida humana a todos por igual”.

La tercera vía alemana nos enseña que el reto de la política económica no está en encontrar la línea divisoria entre el Estado y el mercado, como lo insinúa el lema propuesto por el presidente Santos, sino en lograr que tanto los mercados como el Estado sean accesibles a todos los colombianos por igual.

Pablo Duarte
Instituto de Política Económica, Universidad de Leipzig Alemania

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado