columnista

El nuevo reto de los directivos

Mejores conexiones sociales traen buen ambiente laboral, trabajo en equipo y, por ende, mayor productividad.

Patricia Salgar
Opinión
POR:
Patricia Salgar
septiembre 07 de 2016
2016-09-07 09:58 p.m.

La velocidad de la información, la ampliación de los mercados y la movilización de las personas son factores que están cambiando las reglas del juego en el mundo. ¿Tendrán algo que ver con el incremento en la ansiedad, la intolerancia y la hostilidad? Seguro que sí.

Llegar hoy al trabajo es una experiencia diferente a la de hace 20 años. Laborar temprano, sin mucho ruido, antes de que el mundo despierte, es prácticamente imposible. Estar al día en las noticias y anticiparse al cambio parecen retos inalcanzables.

Los directivos de hoy enfrentan una realidad que los obliga a plantearse nuevas prioridades: el Vuca (que en inglés significa volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad). Ya no se trata de entender solo la realidad del negocio –que cambia todo el tiempo– sino de comprenderla como personas para poder adaptarse y liderar. ¿Cuál será el secreto para obtener el éxito en el mundo actual, cuando ya no se refiere solo al resultado profesional, sino al logro de un ser integral que reúna el conocimiento, profesionalismo y bienestar personal y social?

Las universidades han cambiado el contenido de sus programas de formación, y ahora dan importancia a las habilidades duras como a las personales. Las empresas empiezan a adoptar programas de bienestar que buscan dar más flexibilidad a sus empleados. La tecnología nos ofrece aplicaciones para medir todo, desde el conocimiento, hasta las emociones. Pareciera que tenemos herramientas para lograrlo, y que nuestra responsabilidad es estirar el tiempo para poder hacer todo lo que esté a nuestro alcance para llegar a la perfección. Pero esta carrera está teniendo resultados contrarios. Niveles de estrés, que han llegado a costarle millones de dólares a las economías, aumento de enfermedades, como la depresión, y niveles de violencia, sin precedentes.

Desde los años 80, los psicólogos vienen analizando este fenómeno a través de una nueva rama de la ciencia que estudia el comportamiento positivo. La psicología positiva se refiere al estudio de las emociones positivas, y cómo incrementarlas para poder neutralizar el efecto que tienen las emociones negativas en el comportamiento, la salud y el entorno de las personas.

A partir de estos estudios, los psicólogos han demostrado que se puede neutralizar el impacto negativo que tiene el entorno actual en la salud mental y física del ser humano por medio de prácticas positivas, que buscan desacelerar el ritmo y tranquilizar la mente: meditación, ejercicio, relajación y resonancia positiva tienen efectos increíbles, mejoran la condición física, abren la mente y aumentan la creatividad. Este tipo de ejercicio nos permite cambiar las rutinas y hábitos, y hallar espacios para pensar y reflexionar.

Cuando tenemos emociones positivas, generamos mejores conexiones sociales y, por lo tanto, el entorno cambia. Esto puede tener un efecto poderoso en nuestro rol como directivos, pues mejores conexiones sociales traen buen ambiente laboral, trabajo en equipo y, por ende, mayor productividad. Ese es el nuevo reto de los directivos.
En el momento actual que vive Colombia ante el proceso de paz, como directivos nos enfrentamos a la posibilidad de tener que acoger en nuestras empresas a personas que han sido parte del conflicto armado. ¿Cuál puede ser nuestro aporte desde la dirección para que estos procesos de integración se hagan de forma efectiva y con el mejor resultado posible? ¿Cómo logramos que nuestros equipos estén abiertos a estos procesos? Desde el punto de vista del liderazgo, este es un gran reto para los directivos, y desde la perspectiva del liderazgo positivo, una gran oportunidad.

Patricia Salgar
Executive Mater in Positive Leadership and Strategy, IE University

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado