Paul Weiss Salas

AMV multa a ‘financial planner’

Paul Weiss Salas
Opinión
POR:
Paul Weiss Salas
abril 16 de 2015
2015-04-16 04:06 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3001b1d5.png

Me resulta difícil dejar pasar desapercibida una multa de más de $4.257 millones y la expulsión del mercado de valores impuestas a una persona natural por parte del Autorregulador del Mercado de Valores de Colombia (AMV). Que yo recuerde, esta es la mayor sanción impuesta por este ente de control y vigilancia a un individuo en la historia de la AMV. La Sala de Revisión del Tribunal Disciplinario de AMV, mediante Resolución 2 del 18 de marzo del 2015, dejó en firme la sanción a Juan Pablo Bahamón González, financial planner, vinculado al Fondo de Pensiones y Cesantías Skandia (ahora Old Mutual Pensiones y Cesantías).

Este tribunal encontró demostrado que, el señor Bahamón utilizó indebidamente el dinero de 53 clientes, le suministró información inexacta a 20 de ellos, y desconoció los deberes de lealtad, probidad, honestidad y profesionalismo, exigibles a los sujetos de autorregulación en el manejo de los recursos de los inversionistas.Debo destacar el hecho de que esta actuación disciplinaria tuvo origen en la comunicación que Skandia hizo a la AMV de la denuncia penal que había formulado en contra del señor Bahamón por el delito de estafa por estos hechos.

La AMV fue una de las varias entidades de control que fueron cuestionadas con ocasión del sonado escándalo de InterBolsa, y me gustaría pensar que este caso es un ejemplo del mayor celo con que se está vigilando y sancionando a quienes infringen las normas de conducta en el mercado de valores de Colombia. Tal vez, a pesar de todas las perjudiciales consecuencias del descalabro de la ‘mayor sociedad comisionista de bolsa’, esta reacción hacia el endurecimiento de las sanciones, que las hacen ejemplarizantes para los demás, sea una pequeña contribución a la recuperación de la confianza de los inversionistas en el mercado bursátil.

A pesar de esto, las entidades de control y vigilancia del mercado pueden haber caído en la fácil tentación de excederse en sus funciones, para evitar los cuestionamientos, hasta el punto de ahogar a los actores del mercado, lo que tampoco es deseable. Como en todo, encontrar el justo medio es el gran reto.

Volviendo al caso que me ocupa hoy, y a pesar de haber sido los directivos de Skandia quienes, con su denuncia, iniciaron este penoso proceso por abuso, no puedo quedarme tranquilo, pues estos asaltos a la confianza de los inversionistas no suceden de la noche a la mañana y, tal vez, pudieron ser detectados e impedidos antes de llegar a tener 53 perjudicados. Pareciera que los controles diarios que se deben tener sobre el manejo de los dineros de los clientes no operaron o no estaban adecuadamente previstos. Y esto tiene mucho que ver con la cercanía con que se ejerce el control, como en el fútbol, no basta con tener una marcación de área, se debe tener una marcación hombre a hombre.

Es sabido que Skandia tiene la figura de agencia comercial como una de sus formas de atender a sus clientes, es decir, si este fuese el caso lo hace de forma indirecta. Habiéndome comunicado con un directivo de esa compañía para averiguar acerca del tipo de vínculo que tiene o tuvo el señor Bahamón con el Fondo de Pensiones y Cesantías, este no me supo decir si era uno laboral o de otra naturaleza, por lo cual no he podido determinar qué tipo de control pudiese haber existido.

En la página de internet del AMV están detalladas las sanciones que esta entidad ha impuesto. A veces resulta interesante saber quiénes están infringiendo las normas (http://www.amvcolombia.org.co).

Paul Weiss
Experto en inversiones bursátiles

 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado