Solo un par de cositas… | Opinión | Portafolio
Paul Weiss Salas

Solo un par de cositas…

Paul Weiss Salas
POR:
Paul Weiss Salas
mayo 22 de 2014
2014-05-22 04:37 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3001b1d5.png

Los fondos de inversión en acciones son instrumentos que permiten tener acceso a los mercados accionarios en todas partes del mundo, ofreciendo, principalmente, dos beneficios: el primero es la posibilidad de acceder a un portafolio diversificado bajo criterios establecidos, y el segundo es la delegación que hace el inversionista de las decisiones de inversión en un, idealmente, idóneo administrador profesional de portafolios.

En general, los fondos de inversión y la actividad que para ellos desarrollan sus administradores o fund managers, se rigen por una política de inversión individual para cada fondo. Es decir, si no pueden ofrecer, ni menos garantizar, un retorno, sí pueden fijar las metas que pretende alcanzar el fondo. Generalmente, la forma de medir el logro de esos objetivos de inversión se basa en una comparación con algún estándar externo que le permita al administrador y al inversionista determinar en qué grado el fondo alcanza las metas propuestas.

Este estándar de evaluación de la gestión es el benchmark. Con frecuencia, este es un índice o una combinación de índices, cuyo desempeño en el tiempo debe emular y tratar de superar el administrador. Este concepto no se debe confundir con los Fondos ETF, que deben replicar exactamente el comportamiento del benchmark. Algunos fondos de acciones en Colombia tienen definido el estándar contra el cual se puede evaluar la evolución del fondo, pero como esto no es revelado al inversionista, este no puede valorar el desempeño relativo.

Además de la política general de inversiones del fondo, el administrador diseña unas estrategias de inversión de corto plazo, basadas en la visión que tienen el administrador y el comité de inversiones acerca de las condiciones del mercado accionario, en el cual está insertado el fondo, es decir, en sus apreciaciones de las tendencias del mercado en el corto plazo. Es lo que los especialistas llaman el view del mercado.

Un ejemplo sencillo de estas decisiones es: si la visión de corto plazo es la de un mercado al alza, se puede tomar la decisión de disminuir la cuantía de liquidez y aumentar el nivel de exposición en acciones; por el contrario, si la visión de corto plazo es la de un mercado a la baja, se puede tomar la decisión de disminuir las inversiones en acciones y aumentar el nivel de liquidez del fondo.

Todo esto parece racional y normal. A pesar de ello, considero que esta visión del mercado debe ser comunicada a los inversionistas, porque independientemente de si resulta acertada o equivocada, puede ser también diferente a la visión que él tiene. Y este, en caso de encontrar que las visiones son divergentes, podría tomar la decisión de retirar sus inversiones en el fondo, pues será administrado bajo premisas que el inversionista no comparte.

Por tal motivo, me parece conveniente que se comunique a los inversionistas, no solo la política de inversión de cada fondo, sino también el benchmark del fondo, si lo hay, y la visión que tiene el administrador acerca del mercado.

Personalmente, yo preferiría invertir en los fondos en los cuales se me revelen este par de cositas, el benchmark y el view, para así poder determinar si este es el fondo en el que yo quiero tener inversiones, por lo primero, y decidir cuándo debo entrar o salir del mismo, por lo segundo.

Paul Weiss Salas
Experto en inversiones bursátiles
paulweisss@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado