Rafael Mejía López
análisis

El camino para la transformación del campo apenas empieza

Tenemos tres retos: aumentar la oferta exportable, sustituir importaciones y garantizar la seguridad alimentaria. 

Rafael Mejía López
Opinión
POR:
Rafael Mejía López
abril 20 de 2016
2016-04-20 08:20 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c9808dc8c.png

Con una alta dosis de compromiso por el campo colombiano, se llevó a cabo el Gran Foro Nacional: el Informe sobre la Misión para la Transformación del Campo –o la llamada Misión Rural–, un escenario de debate en el que se escucharon todas las posiciones y se evidenció un ejercicio de esfuerzo conjunto entre la academia, Universidad de La Salle, y la institucionalidad gremial, Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) para generar diálogo y conclusiones que serán insumo para construir una política agraria de Estado y cerrar las brechas entre la población rural y urbana.

Más de mil asistentes, y otras dos mil personas siguiendo el evento vía streaming, son muestra del gran interés de los ciudadanos por sacar al campo del abandono histórico que ha tenido que enfrentar. El telón de fondo para este debate fue el informe de la Misión para la Transformación del Campo, sus aportes en el marco de la política pública para el Estado en su conjunto –y para el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, en particular– y su papel en la etapa de posconflicto que se avecina.

Algunos de los cambios propuestos se están implementando a través de una nueva institucionalidad rural, que esperamos responda a las necesidades y retos del sector y sea liderada por personas con altas capacidades técnicas y gerenciales para administrar los recursos de manera eficiente, transparente y con vocación de construir un sector más competitivo, rentable y sostenible. En estos desafíos, consideramos que implementar un modelo de gobierno colaborativo entre los sectores privado y público contribuirá a los propósitos planteados.

Los retos son muchos. En acceso a bienes públicos encontramos la necesidad de reactivar, construir y modernizar la infraestructura hídrica. También, focalizarnos en la construcción de las vías 2G y 3G, estas últimas a las que hizo referencia el director del DNP, Simón Gaviria, durante el evento: “está demostrado que donde existen estas vías, se supera la pobreza rural”. Para lograr el buen planteamiento, la SAC ha considerado que el apoyo de las Alianzas Público Privadas será fundamental.

El de seguridad jurídica fue otro de los temas tratados en el evento. La lucha por la tierra ha desencadenado una guerra histórica, como dijo en su intervención el Superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez; y después de tanto desacuerdo, lo que nos queda es resolver ¿cómo vamos a lograr ser más productivos en Colombia? Esta pregunta fue formulada a la luz de aspectos como justicia, equidad, garantías y desarrollo.

La respuesta de qué hacer para que la tierra sea incluyente en proyectos en los cuales se integren al pequeño, mediano y gran empresario del agro está en iniciativas como la Ley Zidres, instrumento legal que da claridad sobre la aplicación de la Ley 160 de 1994 y desarrolla una nueva institución jurídica en el campo. Esta fue destacada por Jaime Liévano, presidente de Aliar –principal socio de La Fazenda–, quien lidera un proyecto de admirar en Puerto Gaitán, que además de exitoso, en términos rentables, también lo es en temas sociales: siembran de la mano de las comunidades indígenas.

En la SAC, hemos insistido en que es necesario tener una política comercial que haga atractiva la actividad agropecuaria. “Hoy, esta actividad es menos competitiva y, por ende, menos rentable”, dijo el director de Corpoica, Juan Lucas Restrepo. Tenemos tres retos: aumentar la oferta exportable, que solo ha crecido un poco más de 4 por ciento en los últimos 15 años; sustituir importaciones, que cerraron en 11,4 millones de toneladas de alimentos en el 2015, y garantizar la seguridad alimentaria. Contamos con toda la tierra para hacerlo.

Lo vuelvo a decir, estamos en reestructuración, y para que todos estos cambios que propone la Misión para la Transformación del Campo en beneficio de la ruralidad se cumplan en los próximos años, necesitamos el compromiso y diálogo permanente de todos: el sector público, los empresarios, los gremios, la academia y la misma insurgencia ¡El camino apenas empieza! Un dato: a la luz de los datos del Censo, el vocero de las Farc, ‘Pablo Catatumbo’, mencionó que en Colombia es necesario establecer una política agraria sostenible.

En la SAC siempre hemos estado de acuerdo con esa posición, siempre y cuando no sea excluyente y reconozca que en el campo cabemos todos. Pero es evidente, también, que la violencia causada por los grupos al margen de la ley y sus acciones han tenido una responsabilidad enorme en los rezagos de un sector, que habría aportado mucho más en el pasado –y ojalá lo pueda hacer en el futuro próximo– a la economía y a la sociedad rural y del país.

Rafael Mejía López
Presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado