‘25% de rutas del SITP no está siendo operado por nadie'

El vocero de los siete operadores del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) habla de lo que se necesita para que el servicio cumpla las necesidades. Agrega que Coobus y Egobus necesitan 150.000 millones de pesos para financiar su operación. En el 2015 habrá 2 millones de pasajeros.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 10 de 2014
2014-12-10 02:40 a.m.

Aunque el pasado paro de transportadores en Bogotá demostró que el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) es eficiente y puede responder a la demanda, todavía no está funcionado al 100 por ciento de su capacidad.

César González Muñoz, representante de los siete operadores, habló con Portafolio sobre lo que se requiere para que el sistema tenga todo lo necesario para atender la demanda y las expectativas de los pasajeros.

Muñoz es el vocero de las empresas Este Es Mi Bus, G Móvil, Consorcio Express, Tranzit y Masivo Capital, Etib y Suma.

¿Qué pasó con las otras dos empresas del sistema?

Egobus y Coobus fueron sometidas a control especial por parte de la Superintendencia de Transporte, que removió recientemente de sus cargos a los representantes legales. Por eso, el 25 por ciento del sistema no está manejado por nadie, hay un vacío. Esa es la razón por la que por definición aún no hay un sistema. Hay concesionarios que tienen rutas compartidas con estas empresas y por eso esas rutas están mutiladas o incompletas. Hay otras que debieron ser atendidas por esas empresas y no han sido puestas en operación.

¿Están quebradas?

Son empresas que se constituyeron y que operaron levemente porque no alcanzaron a hacer el cierre financiero. Cada una de las empresas puede requerir 150.000 millones de pesos de financiación para poder operar y fácilmente 60.000 millones de capital.

Tienen que tener un modelo de negocio aceptable y atractivo para el sistema financiero.

¿Qué opciones hay para solucionar la situación de Coobus y Egobus?

Eso lo tiene que definir el Gobierno y el Distrito. Puede estudiar la situación y buscar un salvamento de las empresas, poner capital para que sean viables o someterlas a una de convocatoria con los acreedores o liquidarlas.

Dada esa situación, ¿quién llena ese espacio, ese 25 por ciento?

En esas rutas y en esas zonas está el transporte colectivo tradicional y otros vehículos que transitan en paralelo donde hay rutas implementadas. La verdad es que se preveía una transición más corta y silenciosa. Para esta época ya debería estar implementado en su totalidad el sistema, pero eso no ha sucedido.

La mayoría de los vehículos de transporte tradicional ya tendrían que haber desaparecido, a través de la chatarrización, y los nuevos reacondicionados, con los equipos tecnológicos.

¿Hoy cuántas personas utilizan el sistema y cuáles son las metas?

Actualmente tenemos un millón doscientos mil usuarios diarios. La meta es llegar a dos millones de pasajeros en el 2015.

¿Y cuántos buses y rutas tiene el sistema?

Tenemos 6.000 buses y algo más de 320 rutas. Cuando estemos al 100 por ciento vamos a tenemos 10.000 buses y 500 rutas activas.

¿Qué se debe solucionar para que el SITP funcione en su totalidad?

Se requiere un esfuerzo de la administración, los operadores y la ciudadanía.

La duplicidad de las tarjetas de pago no se ha resuelto y se requiere también que la demanda aumente.

La gente no tiene la información necesaria. La empresa recaudadora tendría la obligación de ofrecer más puntos de venta y recarga. Hay un problema ahí. El rompecabezas no se ha podido armar también por eso.

¿Qué propuestas hay para mejorar el recaudo?

Se está revisando con la Administración la posibilidad de que los conductores o unos dispositivos (en los torniquetes) reciban la plata del pasaje y carguen la tarjeta. Si ocurre en Asia y Estados Unidos, ¿por qué no aquí? Se puede implementar para acelerar la transición a la modernidad.

De otro lado, el recaudo por tarifa está lejos de la tarifa técnica esperada. Esa suma diferencial la tiene que asumir el Distrito y los contribuyentes. No creo que el sistema pueda ser sostenible con la tarifa de usuarios.

RENTABILIDAD

Según el vocero de los siete operadores, aunque se puede reducir el ingreso que percibían los propietarios de los buses si se pasan al Sitp, pueden conseguir una mayor rentabilidad a largo plazo.

“Es una renta por 18 por ciento. No hay una inversión en el mundo con esas características ni siquiera un Tes. Sin embargo, el ingreso disminuye porque los propietarios tendrán que pagar impuestos, algo a lo que no estaban acostumbrados pues antes recibían el ingreso diario y en efectivo”, explicó.

El consorcio se encarga del mantenimiento y aseo de los buses, la renta mensual se recibe exclusivamente por la propiedad del vehículo.

González Muñoz sostuvo que para optimizar el servicio del sistema será necesario revisar el mapa de rutas.

“Ver rutas que están y no deberían estar, otras que son claves y no fueron incluidas y otro tanto que tienen unas caraterísticas y unas frecuencias que deben cambiarse”, aseguró.


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado