Academia / Emprendimiento, clave para acelerar la economía

Más del 50 % del empleo y el 40 % de la producción nacional son generadas por pequeñas y medianas empresas, muchas de las cuales son resultado de proyectos innovadores y exitosos.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 03 de 2013
2013-12-03 11:52 p.m.

El impacto que tiene el emprendimiento sobre la economía ha vislumbrado un nuevo panorama para aquellos que quieren forjar sus empresas.

Además de dinamizar la economía, se ha convertido en una opción para muchas personas ante la crisis actual del empleo a nivel mundial.

La seguridad que antes se asociaba a tener un empleo fijo en una buena empresa, hoy cada vez menos profesionales la consideran así.

Según estudios del Global Entrepreneurship Monitor -GEM-, Colombia, en 2012, el 56,1 % de los colombianos afirma que en los próximos tres años espera poner en marcha un negocio, y que cuenta con los conocimientos y habilidades para hacerlo. El GEM Colombia es un estudio a cargo de las universidades Javeriana-Cali, los Andes, del Norte e Icesi.

Como estrategia de desarrollo empresarial, el emprendimiento ofrece productos o servicios para la solución de problemáticas de toda índole y la satisfacción de necesidades de la sociedad.

Además, impacta positivamente el empleo. Más del 50% del empleo y el 40% de la producción nacional son generadas por pequeñas y medianas empresas, muchas de las cuales son resultado de emprendimiento exitoso.

Así que la generación de empleo, la innovación, la competitividad y la productividad son algunos de los beneficios que se derivan de esa actividad.

En ese sentido, el emprendimiento se convierte en el mejor motor del crecimiento económico, de acuerdo con Liyis Gómez, docente y directora del Centro de Emprendimiento de la Escuela de Negocios de Uninorte.

Colombia empieza a hacer frente a las demandas del mercado apostándoles a nuevas ideas de negocios. Según el GEM, el país está entre los primeros lugares de emprendimiento en todo el mundo.

La utilización de tecnologías, las oportunidades de productos novedosos, las redes de apoyo y el ecosistema del país han hecho que más colombianos crean que ser emprendedor es una buena opción de carrera.

RETOS DE EMPRENDEDORES

Normalmente, los fracasos de las nuevas empresas se deben a la capacidad y preparación del emprendedor. Poner en marcha una empresa depende de la capacidad que tiene la persona de identificar oportunidades en dificultades sociales, económicas, políticas, culturales, entre otras, y actuar sobre ellas.

Toda empresa, en algún momento, fue emprendimiento y ninguna comenzó siendo grande.

Muchos ejemplos famosos se pueden resaltar como evidencia, entre esos el de Henry Ford, quien antes de su éxito había creado dos compañías de autos que quebraron.

Otro caso es el del Coronel Sanders: su primer restaurante quedó destruido después de un incendio y hoy tiene una cadena millonaria: KFC.

CREACIÓN DE EMPRESAS

En Colombia hay alrededor de 790 organizaciones de apoyo al emprendimiento y 31 redes, una por departamento, exceptuando Guainía.

El Centro de Emprendimiento de la Universidad del Norte hace parte de ese grupo. Por año analiza más de 1.500 ideas y hasta el momento ha logrado constituir 27 empresas.

Las universidades complementan esa labor, educando y fomentando el espíritu emprendedor.

Nuestro papel es ayudar a los jóvenes a desarrollar y adquirir ciertas actitudes y conocimientos. Y formar líderes emprendedores que jalonen procesos de transformación social y de creación de empresas, que a su vez generen riquezas y empleos.

El objetivo de las universidades es generar competencias emprendedoras, es decir, aptitudes, habilidades y capacidades necesarias para sacar adelante una empresa. Entre las cualidades que destacan de un buen emprendedor están: análisis, trabajo en equipo, predisposición para no ver en los fracasos pérdidas sino ganancias, paciencia, entre otras.

A pesar de que el emprendimiento se asocia comúnmente a la creación empresarial de tipo económico, existen diferentes formas que también aportan, aunque de distinta manera, al desarrollo socioeconómico.

El emprendimiento social es un concepto nuevo, que hace referencia no a la búsqueda de un beneficio económico propio, sino a una visión empresarial enfocada en tratar de transformar el entorno social y a solucionarle problemas a otras personas que por su propia cuenta les es difícil.

Con la utilización de métodos asociados al mundo empresarial, un emprendedor social ofrece soluciones a necesidades sociales o busca garantizar una calidad de vida buena a distintas comunidades.

Este tipo de emprendimiento también genera empleo. Brinda oportunidades laborales a minorías, mujeres cabeza de hogar, personas pertenecientes a minorías étnicas, con discapacidad, a desempleados de larga duración, entre otros. Además, desarrolla prácticas sostenibles ambientalmente.

Liyis Gómez, docente y directora del Centro de Emprendimiento de la Escuela de Negocios de Uninorte.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado