Administración / Haciendo tangibles a los intangibles

Para saber si lo que estamos haciendo está funcionando, escuchamos la retroalimentación de nuestros empleados, la cual reunimos a través de conversaciones comunes y a través de sondeos de satisfacción.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
julio 12 de 2014
2014-07-12 12:59 a.m.

Después de una década de servicio militar, estoy familiarizado con la importancia de los intangibles como la moral y el crecimiento personal.

De hecho, estoy desarrollando una compañía consultora que se enfocará en el desarrollo de estos intangibles mientras capitaliza la creciente tendencia de la aptitud corporativa.

El mayor desafío que enfrento es tratar de traducir efectivamente lo intangible en lo tangible para crear una base de clientes.

¿Cómo mide usted los intangibles en sus empresas? ¿Cómo podría yo ayudar a otras compañías a ver que invertir en su capital humano redituará dividendos importantes?

Remy LeGuin

El éxito en los negocios requiere una comprensión de todo tipo de intangibles, especialmente las partes más disfrutables del trabajo, como cooperar como equipo y mantener la moral alta.

Su objetivo de hacer a las empresas más rentables ayudando a los empleados a lograr su potencial total es grandioso y pudiera ser muy gratificante.

Para seguir adelante, debe realizar alguna investigación y tomar decisiones.

He aquí algunos datos que podrían ayudar:

Un reciente estudio de Gallup encontró que, en todo el mundo, solo 13 por ciento de los empleados se sienten comprometidos en el trabajo.

La investigación también encontró que las compañías en el cuartil superior para los empleados comprometidos, comparado con el cuartil inferior, tenían una rentabilidad 22 por ciento más alta, clasificaciones de clientes 10 por ciento más elevadas y 48 por ciento menos incidentes de seguridad.

¿Cómo pueden las compañías incrementar el compromiso? Un revelador artículo de The New York Times incluyó un sondeo de más de 12.000 empleados que identificaron cuatro ejes impulsores: físico (tener la oportunidad de recargarse); emocional (sentirse valorado); mental (tener la capacidad de trabajar de manera autónoma, y espiritual (sentirse conectado con un propósito más elevado).

En Virgin, abordamos todas estas áreas.

Damos a nuestra gente verdadera autonomía, y celebramos sus logros identificando a los colaboradores estrella, destacando a los embajadores de marca en nuestros boletines internos y organizando fiestas para empleados individuales.

Los boletines y fiestas también ofrecen contexto e información sobre por qué hacemos lo que hacemos y lo que estamos logrando.

Alentamos a los empleados a aprovechar los horarios de trabajo flexibles: pueden optar por horarios alternativos, trabajar desde casa o desde una de nuestras oficinas.

También fomentamos la actividad física a través de iniciativas como membresías a gimnasios con descuento y, en Gran Bretaña, usando incentivos fiscales para alentar a los empleados a ir en bicicleta al trabajo.

Para saber si lo que estamos haciendo está funcionando, escuchamos la retroalimentación de nuestros empleados, la cual reunimos a través de conversaciones comunes y a través de sondeos de satisfacción.

También medimos el éxito mediante las referencias, ya que no hay un apoyo más fuerte que cuando un empleado dice a un amigo o pariente que una compañía es un lugar grandioso para trabajar.

¿Cómo puede usted ayudar a otras compañías a comprender que invertir en capital humano afectará positivamente su balance?

Primero, reconozcamos que puede ser difícil convencer a la gente del efecto de los intangibles. Analice lo que otras empresas en su área de interés están haciendo (Virgin Pulse es una compañía con un impulso similar.

¿Qué soluciones están ofreciendo?

Una vez que haya definido lo que ofrece, necesitará enfocarse en la mejor manera de hacer llegar su mensaje. Una forma podría ser hacerlo personal: cuando presente su idea a clientes potenciales, ofrezca distribuir un sondeo de satisfacción del empleado; el cliente regularmente se sorprenderá con los resultados.

Pero no solo les diga los datos: un discurso de presentación poderoso siempre es más efectivo que una presentación de PowerPoint detallada. Si tiene historias que compartir sobre cómo ha resultado su trabajo en una grandiosa retroalimentación de los empleados y referencias positivas, esa es una forma excelente de convertir a los intangibles en evidencia clara.

Su objetivo debería ser abordar aquello que realmente le importa a sus interlocutores, en vez de solo el balance, y luego respaldar esa pasión con algunas cifras duras seleccionadas.

Sobre todo, necesita creer en su servicio y su potencial para ayudar a las compañías ante las que se presente.

No solo busque capitalizar cualquier palabra término de administración que sea popular en ese momento; sus clientes potenciales percibirán cuán superficial es su interés en el tema. Más bien, enfóquese en áreas en las que crea, como mejorar la moral y lograr el crecimiento personal, porque eso le ayudará a hablar con el corazón y ganarse a los clientes.

El éxito en los negocios gira totalmente en torno a la gente.

Cualquiera que sea la industria en la que esté una compañía, sus empleados son su mayor ventaja competitiva. Como dijo recientemente el director ejecutivo de Virgin Pulse, Chris Boyce: “Son quienes hacen que suceda la magia, en tanto sus necesidades estén siendo satisfechas”.

Remy, ahí es donde usted entra: en ayudar a hacer que la magia suceda. Espero que les enseñe uno o dos trucos. ¡Buena suerte!

Richard Branson

Fundador de Virgin Group y compañías como Virgin Atlantic America, Virgin Mobile y Virgin Active.

Favor escribirle sus preguntas a:

richard.branson@nytimes.com

Incluya nombre, país y dirección de correo electrónico.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado