Alicia en el país de las elecciones

--Me estoy asustando --dijo Alicia--. ¿Aquí siempre es así?
--Siempre --dijo el conejo--. Pero

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 12 de 2010
2010-03-12 01:03 a.m.

Alicia empezaba ya a cansarse de estar sentada, cuando de pronto saltó cerca de ella un Conejo Blanco de ojos rosados, que se decía a sí mismo: "¡Voy a llegar tarde!". Alicia se levantó, y curiosa, se puso a correr tras el Conejo por la pradera. Vio cómo se precipitaba en una madriguera que se abría al pie del seto, y un momento más tarde, Alicia se metía también en la madriguera, sin saber cómo saldría.

--¿Es este el País de las Maravillas? --preguntó Alicia. --No --dijo el Conejo mirando el reloj--. Es Colombia. Y estamos en Elecciones. Es decir, sí: es el País de las Maravillas. --¿Y tú quién eres? --Soy el símbolo del país. Porque siempre llegamos tarde a todas partes y nos viven poniendo conejo.

Alicia se disponía a hacer más preguntas, pero en ese momento aparecieron un Ratón, un Pato, un Dodo, un Aguilucho y un Loro.

--Nunca había visto un Dodo --dijo Alicia. --No es un Dodo --aclaró el Conejo--. Es Juan Lozano. Pero puedes confiar en él. Incluso votar por él. Lo mismo que por Galán, Gaviria, Robledo, Gloria Cuartas, Zuleta, Navas Talero, Lara, Gilma Jiménez, Velasco, Clopatofsky, Flórez, Cepeda. Son los Bastiones de la Reina Blanca.

Alicia se distrajo porque encima de una "C" gigante encontró sentada a una Oruga azul, fumando un narguile.

--No te asustes --le dijo el Pato--. Suele cambiar de Estado. Ahora se modificó genéticamente para ser azul. Pero vive diciendo que dejen jugar al moreno con una pelota amarilla. --Ah --dijo Alicia, y tuvo el tiempo justo para retirarse y evitar que la arrollara un ejército de Jotas de Corazones. --Van detrás de los del PIN --aclaró el Aguilucho. --¿Son Jotas de Picas? --preguntó Alicia. --De La Picota --dijo el Ratón. "Miau, Miau", se escuchó a lo lejos. --¿El Gato de Cheshire? --preguntó Alicia. --No, niña, La Gata, La Gata --contestó el Loro.

En ese momento vio a alguien que se quitaba y se ponía sombreros.

--Es el Sombrerero Loco --dijo el Ratón--. Se cambia cuando le conviene: se quita el de La U, se pone el del Partido Liberal; se quita el de Cambio Radical y se chanta el del Polo. --Me estoy asustando --dijo Alicia--. ¿Aquí siempre es así? --Siempre --dijo el Conejo--. Pero en elecciones, la cosa se pone candela.

--Quiero volver a casa --dijo Alicia y comenzó a correr tratando de encontrar el hueco por el que había caído.

En el camino pasó por un oasis: honesto, transparente, Partido, Verde. En el seto se topó con la carátula de la candidata semivestida de Soho, que proponía semidesnudarse si ganaba. Y antes de salir, vio detrás de una reja de ultramar un letrero: "David Murcia Guzmán - MBA- Inscripciones".

Afuera, Alicia imaginó cómo sería el futuro en ese relajo. Entonces reuniría a su alrededor a otros chiquillos, y les contaría un cuento extraño o cómo era este País de las Maravillas.

 cgalvarezg@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado