Análisis / Por qué no aprovechar lo que tenemos: el Sol

Una de las principales ventajas de la energía fotovoltaica es que puede hacer parte fácilmente de nuevas construcciones residenciales o comerciales e introducir el concepto de redes inteligentes.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
junio 25 de 2014
2014-06-25 11:53 p.m.

La utilización de la energía solar cada vez gana mayor importancia en los portafolios de generación eléctrica a nivel mundial.

Esto se debe, no solo a que se trata de una energía renovable, sino a que su costo de generación, conforme ha pasado el tiempo, ha disminuido de tal forma que ya compite con el precio de las tecnologías convencionales.

De acuerdo a la International Energy Agency (2014, 2013, 2008 y 2007) y la Comisión Europea (2014), la implementación de programas relacionados con la eficiencia energética y la incorporación de tecnologías de energías renovables han empezado a presentar cambios importantes en el sector energético a nivel mundial, además de ser una de las claves para reducir las emisiones de CO2.

En el mundo, el aumento en inversión en nueva capacidad instalada en energías renovables ha presentado un incremento, para nada despreciable, de 20 billones de dólares en el 2004, pasó a aproximadamente 150 billones de dólares en el 2009.

Se espera que entre el 2012 y el 2018, la generación de energía renovable se incremente en 40 por ciento, es decir, que pase de 4.860 TWh a 6.850 TWh.

Se espera un incremento del total de capacidad instalada de energía renovable entre el 2012 y el 2018 de 770 GW, pasando de 1.580 GW en el 2012 a 2.350 GW en el 2018 (IEA, 2013), con un portafolio más diversificado, en el cual la bioenergía, la energía eólica, la energía solar fotovoltaica, solar térmica y geotérmica juegan un papel fundamental (Ver cuadro anexo).

Como puede observarse en el cuadro el crecimiento de la energía solar fotovoltaica, en la cual quiero concentrarme en este escrito, no ha sido para nada despreciable, de 6 TWh en capacidad instalada para el 2006 pasó a 100 TWh en el 2012 y, de acuerdo a la AIE (2013), se tiene previsto incrementarse a 368 TWh para el 2018. En orden de importancia, el país a nivel mundial con mayor capacidad instalada es Alemania, seguido de España y Japón, con unos porcentajes de 47 por ciento, 16 por ciento y 13 por ciento, respectivamente, sobre un total de 25 GW instalados en el 2009.

A pesar de que para el 2010 en Europa el costo promedio de la instalación de la energía fotovoltaica ascendió a 2,5 euros/W, su tendencia es decreciente, explicado fundamentalmente por el aumento de la eficiencia y las innovaciones tecnológicas.

En promedio, el costo en 1977 ascendía a 76 dólares/W, mientras que en el 2013 bajó a 0,74 dólares/W.

En Colombia, si bien en el 2012, de acuerdo a información de XM, el 75 por ciento de generación del país se realizó con plantas hidráulicas –la cual es considerada como energía renovable– y el 19 por ciento con plantas térmicas, ya se cuenta con 19,6 MW de generación eólica, algo que ayudaría a aprovechar los recursos que tenemos de forma más eficiente, sería la implementación de la generación distribuida y la generación localizada a través de plantas solares fotovoltaicas.

Esto no solo permitiría la diversificación de la matriz tecnológica, sino también la confiabilidad en el suministro del servicio, el cual se convierte en el principal objetivo de la política energética en cualquier economía.

Máxime si se considera la ubicación geográfica que tiene Colombia, que cuando no llueve, hace sol, y, por tanto, la complementariedad entre la energía hidráulica y la solar, se convierte en una ventaja comparativa para el país.

Una de las principales ventajas de la energía fotovoltaica es que puede hacer parte fácilmente de nuevas construcciones residenciales o comerciales e introducir el concepto de redes inteligentes.

La instalación de módulos fotovoltaicos puede ser una parte del concepto de edificio de energía cero.

La energía producida (electricidad o calor) por los módulos, generalmente se utiliza a nivel local por el edificio o también por los edificios vecinos, con el fin de evitar las pérdidas de transmisión si se alimenta la red.

John J. García

Profesor del Departamento de Economía, Universidad Eafit.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado