Análisis/Qué hay detrás de las protestas en América Latina

Esta vigorosa tradición democrática probablemente contribuya a hacer más sostenibles los logros sociales y económicos de la última década. A medida que la ciudadanía comienza a exigir mejores servicios y transparencia, los mecanismos de rendición de cuentas comienzan a aparecer.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
octubre 09 de 2013
2013-10-09 01:57 a.m.

En los últimos meses han sido noticia las masivas protestas callejeras en toda Latinoamérica. En junio, Brasil fue objeto de la manifestación pública más grande en más de veinte años. Un mes después, Perú fue testigo de la más grande en una década. Mientras tanto, en Chile, las marchas estudiantiles de los últimos años han evolucionado hasta abarcar cuestiones que van mucho más allá de la educación.

Estas manifestaciones son de interés periodístico, debido a su magnitud. Pero son aún más notables si se tiene en cuenta el hecho de que tuvieron lugar en tres de los países más exitosos económicamente de América Latina.

Brasil es la economía más grande de la región y la sexta del mundo. Chile, considerado desde hace años una de las economías emergentes mejor administradas, recientemente se transformó en un país de ingreso alto. Perú, a pesar de la incertidumbre mundial, logró un crecimiento económico espectacular en los últimos cuatro años.

Entonces, ¿por qué la gente protesta en lugar de celebrar?

Para empezar, estas marchas no deben equipararse a las de otras latitudes. No representan un levantamiento popular en contra de líderes autocráticos. En todo caso, como dijo la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, “el tamaño de las protestas es una muestra de la fortaleza de nuestra democracia”.

Esta vigorosa tradición democrática probablemente contribuya a hacer más sostenibles los logros sociales y económicos de la última década. A medida que la ciudadanía comienza a exigir mejores servicios y transparencia, los mecanismos de rendición de cuentas comienzan a aparecer.

Los manifestantes no salen a la calle por reclamos exorbitantes. El hecho es que en los últimos meses han estado pagando más por servicios que no mejoran. En Brasil, por ejemplo, el precio de los servicios personales y los alimentos básicos comenzó a subir aceleradamente hace un año, duplicando la inflación promedio. En Chile, mientras tanto, el costo de la educación, los servicios personales y los alimentos y bebidas subió hasta tres veces más que la inflación promedio.

En la segunda mitad del siglo XX, las clases medias latinoamericanas eran pequeñas, menos del 20 por ciento de la población; tenían un escaso compromiso con el Estado. No se les pedía que pagaran mucho en impuestos y tampoco esperaban recibir demasiado en términos de servicios públicos. Más bien los evitaban y preferían pagar por una educación, salud, seguridad e incluso electricidad privadas.

Hoy en día, quienes forman parte de una clase media más numerosa se dan cuenta de que hay un límite a la abstención. Existen bienes públicos de los que todos dependen, como vialidad, transporte público, calidad de la educación, atención a la salud, aire limpio y seguridad ciudadana, entre muchos otros.

Entre el 2003 y el 2011, la clase media creció 50 por ciento.

Por primera vez en la historia, hay más latinoamericanos de clase media que viviendo en la pobreza. Aun así, empero, para llegar a una sociedad de clase media, uno de los prerrequisitos es una mejora en la calidad y cobertura de los servicios públicos esenciales. Solo entonces podrá fortalecerse el contrato social –quebrando el círculo vicioso de impuestos bajos y baja calidad de la educación, seguridad y salud pública–.

Esto no quiere decir que las protestas evidencien el fracaso gubernamental. La reducción de la pobreza en los últimos años se dio bajo un contexto de estabilidad macroeconómica, lograda gracias a reformas fundamentales y en función de políticas sociales mejor orientadas que ayudaron más a los que menos tenían.

Las protestas sirven como recordatorio de que las sociedades latinoamericanas cambiaron de manera dramática en los últimos años. La transformación, de hecho, ocurrió tan rápido que para los gobiernos ha sido difícil seguirles el paso y mejorar los servicios de forma satisfactoria para la demanda.

Y si bien invertir en mejorar los servicios públicos representa una propuesta de largo plazo, que puede no servir para los objetivos políticos de corto plazo, las protestas nos ayudan a entender que para el Estado no invertir es una muy mala apuesta.

En el mundo interconectado de hoy, es probable que las expectativas de los latinoamericanos sigan aumentando. Los gobiernos, a nivel nacional, estatal y local, deberán volverse cada vez más eficientes para satisfacer las exigencias de la gente. Más que el costo inevitable del éxito, las recientes protestas representan el valor de una agenda exitosa, y todavía incompleta.

Hasan Tuluy

Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado