Análisis/ Resultados y retos

Desafortunadamente, para Colombia, los últimos informes presentados a nivel global sobre competitividad, corrupción y educación, le han sido bastante desfavorables, y de alguna manera los resultados de unos se relacionan o tienen algún efecto sobre los otros.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 23 de 2013
2013-12-23 04:11 a.m.

Como en cualquier organización, la gran empresa que es Colombia debe mirar al finalizar el año, cuál fue el desempeño de los distintos frentes y metas que nos habíamos fijado para el 2013. En qué avanzamos, en qué retrocedimos y cuáles deben ser los ajustes, o los grandes cambios que necesita el país en el 2014 para seguir caminando hacia la búsqueda de una mejor calidad de vida y unas superiores condiciones de desarrollo para toda la población, que es el objetivo central de un Estado, de un gobierno y de las políticas públicas trazadas.

Usualmente, se hace el balance de la economía y la ejecución de los principales programas diseñados en los planes de desarrollo, sin embargo, quiero referirme a tres informes internacionales en los cuales nuestro país ocupó posiciones que muestran una gran debilidad en frentes claves para el desarrollo y la pretensión, y el plan de ingreso a la Ocde.

Desafortunadamente, para Colombia, los últimos informes presentados a nivel global sobre competitividad, corrupción y educación, le han sido bastante desfavorables, y de alguna manera los resultados de unos se relacionan o tienen algún efecto sobre los otros.

El informe sobre competitividad del Foro Económico Mundial, que ya ha sido ampliamente analizado, nos mantuvo por segundo año en la posición 69 sobre 148 países, a la cual habíamos descendido un puesto con relación al año inmediatamente anterior

En las pruebas de educación Pisa de la Ocde, a las que nos estamos sometiendo desde hace algunos años, y que miden la calidad y el desempeño de la educación de 65 países, obtuvimos la posición 62, es decir, en la cola. De las naciones de la región el mejor calificado es Chile, que quedó ubicado en la posición 51.

Si comparamos los resultados de la prueba realizada en el 2009 con los del 2012, observamos preocupantes deterioros: en habilidad de lectura, Colombia bajó del puesto 48 en el 2009 al 53 en el 2013. En matemáticas, bajó del puesto 54 al 58 en los mismos años, y en ciencias, del 50 al 56.

En lectura, el puntaje obtenido fue de 403, versus 496 de los países de Ocde. En matemáticas, el puntaje fue de 376, comparado con 494 de los países de Ocde, y en ciencias 399 frente a 501.

Este es un tema que debe prender alarmas, ya que la educación es la base para el desarrollo y la posibilidad de una mejor movilidad social. A través de una buena calidad de la educación se presentan oportunidades para mejorar la calidad del empleo y, además, la educación de un país está íntimamente ligada con la competitividad. Definitivamente, si la calidad de nuestra educación no registra avances, tampoco lograremos mejoras en la competitividad.

Finalmente, el informe sobre Percepción de Corrupción preparado por Transparencia Internacional también nos muestra como un país con altos índices de corrupción, ocupando la posición 94 entre 177 países evaluados, y en la región el puesto 18. La evaluación califica de 0 a 100 puntos, siendo 100 la mejor calificación, da a Colombia 36 puntos, por debajo del promedio de la región que es de 45.

Adicionalmente, también en este informe hemos venido registrando caídas y la corrupción se percibe como uno de los problemas críticos del país. Se señala la corrupción del sector público y especialmente de la justicia, como alarmante. No sobra señalar que el sector privado no está exento de este flagelo y que en muchos casos comparte las actuaciones corruptas con los funcionarios, como hemos podido constatar en muchos de los casos recientes.

Estos tres temas se tocan, por cuanto educación y, corrupción en varias de sus expresiones, afectan la competitividad. La falta de confianza en la justicia y de seguridad jurídica es uno de los aspectos que más pueden preocupar a los inversionistas tanto nacionales como internacionales, y afecta el desarrollo de los negocios.

Tenemos pues aquí tres frentes de trabajo que priorizar en las tareas que debe enfrentar el Gobierno para el próximo año, pues no dan espera, y en las que debemos contribuir todos los ciudadanos.

María Sol Navia

Exministra de Trabajo

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado