Análisis/Reto para el 2014: aprovechar los acuerdos firmado

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 16 de 2014
2014-01-16 04:19 a.m.

Según cifras del Dane, en lo corrido del 2013 hasta el mes de noviembre, las exportaciones del país se redujeron en 3 por ciento, pasando de 55.173 millones de dólares a 53.540 millones de dólares. Aunque esto se debió, en buena medida, a la reducción de las ventas de combustibles y productos de las industrias extractivas, y de otros sectores, también disminuyeron las exportaciones de las manufacturas y los productos agropecuarios, alimentos y bebidas.

Ya habíamos advertido hace dos años que el riesgo de no tener locomotora industrial ni una verdadera política agrícola, era justamente el escenario de una caída en las exportaciones petroleras y mineras, pues no solamente habríamos destruido muchos empleos para entonces, sino podríamos caer en el escenario de un déficit en la balanza comercial.

Es lamentable que mientras se han firmado diversos acuerdos comerciales en los últimos años, las ventas al exterior están disminuyendo. Además, la proporción de las exportaciones no tradicionales continúa descendiendo (29,3 por ciento hasta noviembre), es decir que no ha habido estrategia para diversificar las exportaciones.

Uno de los mayores retos del Gobierno en materia comercial es el aprovechamiento de los acuerdos ya firmados, y para esto es fundamental identificar y fortalecer las potencialidades de cada región de Colombia de acuerdo a los productos con mayor demanda a nivel internacional. Debemos tener en cuenta, además, que los tratados de libre comercio presentan cada vez más un sin número de desafíos que requieren una verdadera política de producción nacional de valor agregado que cumpla altos estándares internacionales.

Por ejemplo, como lo han mencionado profesores de la Universidad Nacional respecto a la Alianza del Pacífico, para sacar un provecho real de este acuerdo, en primera medida, es necesario conectar al Pacífico tanto económicamente, como política, social y culturalmente, para luego conectar a Colombia con esta región y al país en su totalidad con el Asia-Pacífico. Y es que para integrar realmente a la nación en las dinámicas mundiales es fundamental desarrollar cadenas productivas y regionales que aprovechen el potencial productivo y la existencia de recursos naturales que contribuyan al desarrollo regional, aprovechen su potencial y generen polos que cierren las brechas regionales en empleo, exportaciones y bienestar.

Es urgente la consolidación del aparato productivo para evitar la reprimarización del país, así como evitar que el ‘aprovechamiento’ de los TLC se limite a la venta de materias primas y la extracción de los recursos naturales, por lo cual hace 3 años propusimos al Gobierno antes la adopción de una política industrial innovadora, competitiva y de nueva generación.

Esperamos que este año realmente se lleven a cabo las acciones en materia comercial que el ministro de Industria, Comercio y Turismo Santiago Rojas ha mencionado para el 2014, para diversificar y aprovechar los acuerdos firmados con estrategias enfocadas en desarrollar y fortalecer los sectores con potencial en cada una de las regiones, y con políticas dirigidas a impulsar una política de emprendimiento tal como la concebimos en 1998 en nuestro Plan Estratégico Exportador, cuando él nos acompañó en el Ministerio de Comercio Exterior. Es la mejor manera de generar riqueza y empleo para nuestros jóvenes.

Asimismo, es urgente tener una estrategia para la inserción de las compañías colombianas en las cadenas globales de valor, identificando las oportunidades internacionales y desarrollando los sectores que se pueden constituir en eslabones competitivos de dichas cadenas.

Los acuerdos comerciales no son malos en sí mismos. Lo malo es negociarlos sin tener estrategias que estimulen la producción de bienes y servicios competitivos y el aprovechamiento de las oportunidades ofrecidas por el mercado internacional, porque de lo contrario seguiremos viendo disminuir las exportaciones colombianas mientras aumentan las importaciones sin dejar ningún beneficio económico y social para el país, y aumentando la tendencia hacia un déficit estructural de la balanza comercial.

Marta Lucía Ramírez

Exministra de Comercio Exterior.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado