Análisis/ En la ruta de las Cadenas Globales de Valor

Insertarse en las cadenas es un reto y la oportunidad de acceder a mercados exigentes y más sofisticados, aumentar la calidad de las producciones, diversificar las exportaciones y generar empleos.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 15 de 2015
2015-09-15 12:47 a.m.

En la última década, Colombia se transformó en uno de los mercados más atractivos de la región, con un manejo macroeconómico responsable y de reconocimiento internacional, garantías a la atracción de la inversión extranjera, así como en la adopción de nuevas iniciativas gubernamentales que apoyan al tejido empresarial exportador del país.

Estamos dando pasos importantes en la dirección correcta, mediante la implementación de políticas de internacionalización, competitividad y transformación productiva, siendo uno de los pilares del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos el que Colombia sea un país protagonista activo de las Cadenas Globales de Valor (CGV), desarrollando la industria local y la producción de materias primas como proveeduría a otros mercados, factores que inciden en el desarrollo y empleo calificado para los colombianos.

Desde ProColombia trabajamos para ello. Promovemos la llegada de más inversión que fortalezca la industria, estimulamos el crecimiento de las exportaciones y, en general, la demanda de productos y servicios locales. En alianza con las agencias regionales de promoción (Apri) promovemos la inversión en sectores estratégicos para los departamentos, y que complementan los eslabones de la cadena de los clúster o agrupaciones empresariales.

Trabajamos tanto en la identificación de oportunidades como en la búsqueda y atracción de inversionistas extranjeros y empresas líderes para que encuentren en Colombia la respuesta y el cumplimiento de sus expectativas de negocio.

También se avanza en el relacionamiento y capacitaciones con empresas nacionales para estimular el crecimiento del tejido exportador y tengan acceso a compradores y proveedores especializados en el mundo, así como garantizar el cumplimiento de requisitos de origen y calidad y mayor visibilidad de nuestros productores como generadores de materias primas, productos terminados y servicios en el exterior.

Colombia tiene 13 acuerdos comerciales vigentes que permiten acceso preferencial a más de 45 países y cerca de 1.500 millones de consumidores en mercados como Estados Unidos, la Unión Europea, Brasil, México, Chile o Perú; y próximamente con naciones como Costa Rica y Corea del Sur, con los que actualmente se mantienen acuerdos suscritos, lo que abrió oportunidades para el ensamble de vehículos, producción de calzado, confecciones, metalmecánica, industria petroquímica, servicios tercerizados, biotecnología e investigación y desarrollo, entre otros.

Sumado a lo anterior, Colombia suscribió Acuerdos Internacionales de Inversión y convenios para evitar la doble tributación con varios países, propiciando un marco jurídico estable y favorable para la llegada de capitales extranjeros, para el aprovechamiento del país como plataforma exportadora y lograr mejor inserción en la economía global.

Un ejemplo de esto son los 25.304 millones de dólares en exportaciones que realizaron 410 empresas extranjeras instaladas en nuestro país entre enero de 2014 y de 2015. Del total de las compañías foráneas en Colombia que exportan, 297 llevan sus productos a los mercados de la Comunidad Andina, Mercosur y la Alianza del Pacífico.

Tenemos claro que la consolidación de un mercado regional, que permita aprovechar economías de escala para competir en un mundo de plataformas globales, es una necesidad, y por tal razón el Gobierno Nacional se ha enfocado en el avance de iniciativas como la Alianza del Pacífico y la mayor y mejor inclusión de Colombia en las Cadenas Globales de Valor.

En el caso de la Alianza del Pacífico, el mayor logro es que introduce un elemento fundamental para competir en un mundo de producción globalizada: la posibilidad de acumular origen de las mercancías entre los cuatro países. Los acuerdos logrados permiten que se incorporen bienes intermedios e insumos de cualquier país miembro de la Alianza en el producto final, para exportar a cualquiera de los países miembros. Esto es un verdadero mercado ampliado que responde a los esquemas modernos de producción.

Insertarse en estas cadenas es un reto y la oportunidad de acceder a mercados exigentes y sofisticados, aumentar la calidad de las producciones, diversificar las exportaciones y generar empleos. Inversionistas extranjeros dan cuenta de ello. Es el caso Renault y su modelo Duster, diseñado en Rumania, ensamblado por manos colombianas en Envigado y exportado a los mercados de la Alianza del Pacífico, Ecuador, América Central y el Caribe.

Alianzas como la de la estadounidense Whirlpool y la colombiana Haceb producirán máquinas de lavar ropa y productos de línea blanca con moderna tecnología para atender la región Andina, y será plataforma exportadora para toda América, en una operación que permite el intercambio de tecnología y procesos para una industria cada vez más exigente y competitiva.

Otro ejemplo es el de la multinacional china Fotón, que recientemente abrió la primera factoría en el hemisferio occidental y ensamblará el modelo pick up Tunland en su totalidad en Colombia, vehículo que apostará por el mercado local inicialmente y en un futuro cercano exportar. Cuenta con componentes usados por las marcas más reconocidas en el mundo: motores Cummins, sistema eléctrico y de frenos Bosch y ejes Dana, entre otros.

Como estos hay muchos casos que materializan los esfuerzos de Colombia para encaminarse en la economía global.

María Claudia Lacouture

Presidente de ProColombia

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado