Análisis/Venezuela y el fantasma de la hiperinflación

El principal enemigo del presidente Nicolás Maduro no es la oposición, sino el dólar. Si no puede detener la espiral inflacionaria, no veo cómo logrará impedir un colapso económico total.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
febrero 11 de 2014
2014-02-11 12:15 a.m.

Cuando entrevisté al director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para asuntos latinoamericanos la semana pasada, el alto funcionario no escatimó en palabras para alertar sobre la posibilidad de que Venezuela caiga en un caos económico, todavía más dramático que el actual.

Alejandro Werner, el funcionario del FMI, dijo que existe una “alta” probabilidad de que Venezuela, que ya tiene el índice de inflación más alto del mundo, padezca una inflación aún mayor este año.

¿Existe un peligro concreto de hiperinflación?, le pregunté, refiriéndome a la situación en la que la moneda local pierde prácticamente todo su valor, los comerciantes cierran sus negocios, la economía colapsa, y, en muchos casos, los gobiernos caen. ¿Puede un país mantener niveles de inflación del 56 por ciento anual indefinidamente?, agregué, recordándole que la inflación anual de Venezuela alcanzó el 56 por ciento el año pasado.

Werner respondió que “episodios de inflación del orden del 50 o 60 por ciento que sean estables por varios años son difíciles de encontrar. Estos son niveles en los cuales las economías o bien se aceleran a una inflación muy, muy elevada, o ponen en marcha medidas de política para controlar las presiones sobre los precios” y estabilizar la economía.

¿El Gobierno venezolano está adoptando las medidas correctas para controlar la inflación?, le pregunté. Para detener la espiral inflacionaria, el Gobierno venezolano debería reducir el gasto público para controlar el déficit, y tomar otras medidas para restaurar la confianza del sector privado en la moneda local, dijo. Y a pesar de algunos pasos aislados en ese sentido, no hay señales de que Venezuela se esté moviendo en esa dirección.

“Entonces, la posibilidad de que la inflación se incremente es alta”, dijo Werner. Luego, agregó que “todo apunta a que este año haya un aceleramiento importante” en las tasas de inflación de Venezuela.

La mayoría de los economistas coinciden en que un país entra en el terreno cercano a la hiperinflación cuando la inflación cruza la barrera del 100 por ciento anual, y se convierte en imparable. Los últimos casos de hiperinflación que se recuerdan en América Latina fueron los de Argentina, Brasil y Perú en 1990, cuando –en el caso argentino– la inflación alcanzó el 12.000 por ciento.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, alega que está librando una “guerra económica” contra una “burguesía parásita” de comerciantes que supuestamente están acaparando productos para desestabilizar al Gobierno. Maduro ha impuesto controles de precios draconianos y drásticos controles a las compras de divisas, lo que según muchos empresarios los está obligando a vender sus productos a pérdida. No resulta sorprendente, entonces, que haya cada vez más escasez de productos en Venezuela.

Cuando le pregunté sobre Argentina, donde según las estimaciones independientes más creíbles la inflación alcanzó 26 por ciento el año pasado, Werner dijo que el país está pasando “una situación difícil” después de la caída de US$13.000 millones de sus reservas extranjeras el año pasado, y de otra caída de US$2.000 millones producida hasta el momento este año.

Pero Werner se negó a especular sobre si Argentina es otra candidata a la hiperinflación.

A la luz de las tendencias recientes, todo indica que “la inflación claramente tendería a aumentar”, pero agregó que “sería prematuro hacer una estimación” sobre la magnitud de un posible aumento.

En cuanto al resto de Latinoamérica, Werner dijo que espera que la región en general crezca un 3 por ciento este año, un poco más que el año pasado.

Se mostró bastante optimista sobre México, Centroamérica y el Caribe. Esos países están estrechamente vinculados con la economía estadounidense, y posiblemente se beneficien con la esperada expansión económica de EE. UU. este año, dijo.

Un segundo grupo de países que han implementado políticas económicas responsables y atraen inversiones domésticas y extranjeras, como Chile, Perú y Colombia, también tendrá un desempeño económico relativamente bueno este año, dijo.

Y un tercer grupo de países que está sufriendo altas tasas de inflación y caídas de reservas, principalmente Venezuela y Argentina, sufrirán una “desaceleración importante” este año, agregó.

Mi opinión: el FMI no siempre ha dado las mejores recetas económicas para los países financieramente quebrados –con frecuencia ha recomendado medidas de austeridad demasiado severas, que a veces han empeorado las cosas–, pero sus pronósticos económicos suelen ser realistas.

Aunque Alejandro Werner no pronunció la palabra ‘hiperinflación’, me quedé con la impresión de que prevé la probabilidad de una hiperinflación en Venezuela, y una menor en Argentina.

Todo esto me lleva a concluir que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, está cometiendo un error al dedicar sus incendiarios discursos a insultar a sus opositores políticos: el principal enemigo de Maduro no es la oposición, sino el dólar. Si no puede detener la espiral inflacionaria, no veo cómo logrará impedir un colapso económico total, y su propio suicidio político.

Andrés Oppenheimer

Periodista - Columnista de The Miami Herald y El Nuevo Herald.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado