Análisis/Vipa, vivienda social para ahorradores

El programa busca llegar a los hogares con ingresos de hasta dos salarios mínimos legales mensuales, es decir, hasta 1’232.000 pesos, cuyo monto le permita al solicitante ser sujeto de un crédito hipotecario por 27’412.000 pesos, aproximadamente.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 05 de 2014
2014-03-05 02:49 a.m.

En un país donde seis de cada diez ciudadanos vive en arriendo, la gran mayoría de ellos de los estratos 1, 2 y 3 –la población más vulnerable de la sociedad–, se hace imperativo acompañar proyectos como el Programa de Vivienda para Ahorradores (Vipa), una oportunidad perfecta para que los hogares colombianos con bajos ingresos dejen de pagar arriendo y tengan, por fin, acceso a su vivienda propia.

Pero ¿qué es Vipa? Es un programa de vivienda de interés prioritario, creado para premiar a los ahorradores, a través del cual 86.000 familias se beneficiarán de los subsidios de vivienda: 66.000 financiados por el Gobierno Nacional a través de Fonvivienda y 20.000 con aportes de las cajas de compensación familiar.

El programa busca llegar a los hogares con ingresos de hasta dos salarios mínimos legales mensuales, es decir, hasta 1’232.000 pesos, cuyo monto le permita al solicitante ser sujeto de un crédito hipotecario por 27’412.000 pesos, aproximadamente, de tal manera que pueda complementar el costo total de la vivienda con el Subsidio de vivienda (13’552.000 pesos) y el ahorro familiar, correspondiente al 5 por ciento del valor de la vivienda (2’156.000 pesos, como mínimo), bajo el principio de que entre más aporte del hogar mayor será posibilidad de ser beneficiario del subsidio de vivienda.

Sin embargo, hay que ser conscientes de que a pesar de que programas sociales como el Vipa son altamente positivos para lograr el objetivo de los colombianos de tener vivienda propia, también es cierto que históricamente las familias de bajos ingresos prefieren no tener una obligación con una entidad financiera por temor a las tasas de interés o a los plazos de la deuda, entre muchas otras variables. Es más, muchas de estas familias ni siquiera están bancarizadas. El más reciente informe Global de Desarrollo Financiero del Banco Mundial, arroja que tan solo el 30 por ciento de la población adulta en Colombia tiene cuenta de ahorros. Tal vez por esto, las estadísticas de crédito hipotecario muestran que únicamente el 28 por ciento de los créditos hipotecarios en el país van a hogares de interés social.

He querido presentar este modelo de pensamiento opuesto para pensar en positivo. El Gobierno Nacional, consciente de esta complicación financiera para las clases populares, generó, para lograr el éxito del Vipa, una serie incentivos para la banca hipotecaria a través del subsidio a la tasa de interés y creó, adicionalmente, una línea especial en el Fondo Nacional de Garantías que permite reconocer la deuda hasta por el 70 por ciento de la pérdida de la cartera vencida. Estas dos variables contribuyen significativamente a asegurar que exista crédito hipotecario para estos hogares a los cuales va dirigido el programa. Esos recursos, sumados al ahorro y al subsidio, permitirán, muy seguramente, que se consolide el cierre financiero.

El proceso de la organización de la demanda es fundamental, y es donde las cajas de compensación son las llamadas a contribuir esencialmente para que los hogares cumplan con los requisitos para que sean potenciales postulantes, y para que la efectividad y eficiencia en la asignación y en la ejecución de los recursos del Subsidio Familiar de Vivienda se lleven a cabo con agilidad, de tal manera que los beneficiarios de las cajas de compensación familiar se hagan a su vivienda propia antes del 2015.

En ese sentido, a corte del 31 de enero, el patrimonio autónomo tiene una transferencia de recursos girados por las cajas de compensación familiar en una cuantía superior a los 73 mil millones de pesos, fondo que, mes a mes, se le está inyectando recursos hasta completar los 315 mil millones de pesos, como es el compromiso del sistema.

En este momento, hay cerca de 15 departamentos que tienen identificados sus proyectos, habilitados por Findeter, para la convocatoria privada liderada por la Fiduciaria Bogotá y el Ministerio de Vivienda. En resumen, 173 proyectos ya fueron ofertados en todo el país para vivienda Vipa, que aportan en los próximos meses 70.551 soluciones de vivienda.

Gracias a estas propuestas, siguen creciendo los permisos para la construcción de Viviendas de Interés Social (VIS), como lo indica el Dane, que a noviembre del 2013 las unidades de vivienda presentaron un crecimiento del 39,6 por ciento, explicado, principalmente, por la dinámica de la VIS, que aumentó el 67,3 por ciento.

Álvaro José Cobo Soto

Presidente Ejecutivo de Asocajas

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado