Automotrices, reacción tardía

La crisis ha obligado a buscar, en medio del desespero, los cambios que no se hicieron cuando corres

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 12 de 2009
2009-05-12 05:00 a.m.

La exigencia del presidente Obama a la Chrysler de iniciar su reestructuración bajo la supervisión de un tribunal de bancarrota y la exigencia a General Motors de presentar un plan viable de reconversión, resultan de la acumulación de rezago tecnológico, inercia corporativa y mala percepción de las tendencias para mantener la competitividad.

Sus ejecutivos llegaron en jet privado a pedir ayuda al Congreso...
En los 80, a solo tres décadas de Hiroshima y Nagasaki, las automotrices japonesas aventajaban a las firmas estadounidenses.

Entonces, el presidente Reagan obligó a Japón a aplicar una restricción 'voluntaria' a sus exportaciones de autos (VER por sus siglas en inglés), lo cual se constituía en una negación de las ventaja comparativas. Sobre lo inconveniente de esta decisión se manifestó Anne Krueger en su famoso libro American Trade Policy, the tragedy in the making, en el que acusa a su país de adoptar una posición esquizofrénica, pues pregona el libre comercio, pero lo niega con medidas como las VER, las cuotas, los subsidios y los procedimientos unilaterales antidumping. Y todo ello, sostiene la autora, afecta al consumidor.

Japón tiene poco territorio y población de baja estatura, carece de carbón, acero y petróleo; y los vehículos viables para su realidad son los autos compactos. Entre tanto, Estados Unidos disponía de amplio territorio con población de mayor estatura, abundante acero y carbón, y petróleo barato garantizado por el Sha de Irán, y por ello, generalizó los vehículos de amplia gama. Pero al subir el precio del petróleo por el embargo de la Opep en los 70, el tipo de vehículos estadounidense sufrió el primer revés. Colapsó entonces la Chrysler...

Aún hoy, en Kansas, donde está la planta más eficiente de General Motors, se venden más Toyotas que de GM, pues la opinión favorece los autos japoneses.

En los años noventa, la Cumbre de la Tierra realizada en Brasil convino reducir las emisiones de los autos para limitar el impacto ambiental. Pero el presidente Bush se negó a firmar la Declaración final argumentando que la implementación de esa decisión encarecería sus autos, restando competitividad a las automotrices de su país.

Ahora, en el plan exigido por Obama se explicita que las reformas deben ser amigables con el ambiente.

De otra parte, Japón y Europa desarrollaron sistemas férreos de amplia cobertura de modo que además del transporte de carga por ferrocarril, la mayor parte de pasajeros se moviliza por metros, tranvías y trenes; mientras el Metro de Miami viaja subutilizado y no hay costumbre de viajar entre ciudades por tren.

Además, Japón ha desarrollado el Tren Bala, Francia ha desarrollado el TGV, Italia el Pendolino y España, tras conectar Madrid con Sevilla y Barcelona con el tren de Alta Velocidad (AVE) ya se une a la red de alta velocidad europea. En cambio en Estados Unidos tener vehículo individual (ojalá de gran tamaño), es un certificado de éxito.

Pero con el alza del combustible, dicho modelo está en cuestión y sólo ahora, a causa de la crisis, Estados Unidos se plantea desarrollar trenes de alta velocidad.

En suma, la crisis ha obligado a buscar, en medio del desespero, los cambios que no se hicieron cuando correspondía. 

beethovenhv@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado