'Bienvenidos al futuro'

El déficit de cuenta corriente no será tan dramático porque nuestras operaciones de comercio exterio

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
noviembre 04 de 2008
2008-11-04 07:24 p.m.

Después de la crisis de los 'felices noventa', tanto el mundo como Colombia empezaron a vivir un período de estabilización, y en los últimos años de crecimiento.

Finalizando el año 2008, el optimismo sobre el comportamiento positivo de las utilidades macroeconómicas por parte del Gobierno y de los agentes económicos ha llegado a su máximo, y se hasta se dijo que habíamos entrado definitivamente en la senda del crecimiento sostenido.

Sin embargo, era obvio que en lo corrido del año han existido indicadores que presagiaban dificultades: el no cumplimiento de las metas de inflación objetivo establecidas por el Banco de la República, la persistencia del déficit fiscal en las finanzas del Gobierno Central, el aumento del déficit de cuenta corriente, el exceso de demanda basada en endeudamiento de corto plazo, el incremento inusitado en los precios de la vivienda y la baja tasa de ahorro interno en relación con el Producto Interno Bruto. Poco a poco la situación se ha clarificado.

Efectivamente la meta de inflación para el 2008 ya no se cumplirá, y continuamos con altas tasas de interés. Los elementos que la explicaban como eran el comportamiento ascendente de los precios internacionales de los alimentos, del petróleo y los combustibles y el de los bienes no transables como el transporte, los servicios públicos, la salud y la educación; poco o nada tenían que ver con las tasas de interés.

No obstante, ahora que los precios internacionales han venido descendiendo por la crisis, aún se mantienen altas.

Ya no hablamos más de crecimiento sostenido. Para el 2008, se corrigen día a día las proyecciones del Producto Interno Bruto y ya se habla de un milagro si llegamos al 3 por ciento, y los pronósticos para el año entrante son cada vez más pesimistas. El déficit fiscal se ha ido profundizando.

Los ajustes no se darán en el 2008, y el 2009 será época electoral, y no es previsible que disminuyan los gastos del Gobierno Central, ni en defensa ni en gastos que afecten la imagen presidencial de alto contenido populista y electorero. El sacrificio, nuevamente irá por la vía del gasto social e inversión en infraestructura.

Pero nos decían: no hay que preocuparse, la confianza que generó 'la Seguridad Democrática' ha hecho que fluyan ríos de leche y miel en Inversión Extranjera Directa, capital de portafolio y privatizaciones.

Con prudencia me hago la pregunta ¿será cierto que en una situación de crisis mundial como la que vivimos, la cuenta de capitales seguirá financiando nuestros déficit gemelos de largo plazo, tanto de cuenta corriente como fiscal?

En el corto plazo, el déficit de cuenta corriente no será tan dramático, porque nuestras operaciones de comercio exterior disminuirán.

"Bienvenidos al futuro" decía César Gaviria, solo que ahora el orden de los factores sí altera el producto.

Vamos a exportar menos, las importaciones caerán aún más, el crecimiento de la producción se detendrá, la demanda disminuirá y el desempleo aumentará. ¿Se detendrá también la entrada de capitales a los países emergentes y específicamente a Colombia, a pesar de los éxitos en la seguridad que no en la democracia?

germanumana201@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado