‘Bikeconomic’ ahorraría 10 mil dólares por familia al año

Elly Blue, autora estadounidense, sugiere que el uso de la bicicleta puede ayudar a mejorar la economía regional y global. Blue se convirtió de activista a empresaria, al hacerse socia de una editorial.

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
febrero 26 de 2015
2015-02-26 02:19 a.m.

“Montar en bicicleta se puede convertir en un negocio que transforme la cultura, pero sobre todo la economía de un país”, le aseguró a Portafolio la activista y escritora estadounidense Elly Blue, quien en ha desarrollado en los últimos diez años una teoría económica sobre la base de las dos ruedas.

La autora del libro Bikeconomic sugiere que el uso de la bicicleta puede ayudar a mejorar la economía regional y global. En ese recorrido, Blue también se convirtió en empresaria con la editorial independiente Microcosm. “Si una familia abandona el automóvil podría ahorrarse hasta 10.000 dólares al año”, asegura Blue, quien participa en el Cuarto Foro Mundial de la Bicicleta, que se realiza en Medellín. A su juicio, además de contribuir al medioambiente y a la salud de las personas, la bicicleta puede mejorar la economía regional y global.

¿Cómo llegó a la conclusión de que puede ahorrar dinero montando en bicicleta?

Comencé a pensar, no en lo que representa para una familia, sino en los costos que significan para el Gobierno en términos de gasto público y ahorro para los negocios al impulsar a la gente a usar la bicicleta. Noté que había mucha gente que se oponía al transporte en bicicleta y muchos de los argumentos eran económicos, sin mucha base: ‘Oh, la bicicleta es para la gente rica’, y otros dicen: ‘No, eso es para gente pobre’, y peor, otros dicen: ‘No podemos darnos el lujo de montar en bicicleta’. Pero todos son completamente falsos, si se comparan con la cantidad de dinero que se dedica al transporte, que es mucho más grande en todos los niveles.

¿Cuánto se puede ahorrar?

Si tienes la posibilidad de manejar bicicleta en vez de tomar el tren, ir en motocicleta o en el bus, se puede ahorrar mucho dinero. Si una familia abandona el automóvil podría ahorrarse hasta 10.000 dólares al año en Estados Unidos, mientras que el precio promedio de la bicicleta puede estar en apenas 300 o 400 dólares por persona.

¿Si tiene tantos beneficios económicos, por qué cree que la gente no usa más la bicicleta?

Hay muchas barreras para el ciclista, que le hacen difícil escoger la bicicleta para ahorrar dinero.

¿Cuál ha sido la reacción a su propuesta?

En principio, la gente no me cree cuando menciono los datos económicos, porque estamos acostumbrados al carro, sin pensar en sus costos y efectos en el medioambiente.

¿De cuánto dinero habla?

En Estados Unidos, dejar de conducir un automóvil durante un recorrido de una milla (1,6 kilómetros) en una autopista significa un ahorro del orden de los 10 millones de dólares. En contraposición, el costo promedio de facilitar el uso de la bicicleta es de 1 millón de dólares por milla. La diferencia en los números es tan grande que es difícil para la gente creerlo.

¿Qué puede ahorrar el Gobierno y cómo convencerlo de los cambios en favor de la bicicleta?

Deberían darse cuenta de los altos costos. Uno de los grandes subsidios gubernamentales son los subsidios que se pagan para que la gente conduzca vehículos, al tener que invertir en vigilancia, sistemas de control de velocidad… es muy escandaloso, cuando se piensa que muchos gobiernos tienen grandes deudas porque cuando se termina de pagar por la construcción de una carretera, tienen que dedicar un gran monto para el mantenimiento de esa vía. Es un ciclo interminable. Además de esos, hay otros costos indirectos, que van más allá de solo infraestructura, como la contaminación ambiental, los accidentes de tráfico, que aquí en Colombia son un gran problema a diario. Es un gran costo, no solo por lo que significa atender un choque vehicular, sino por los cientos de miles de personas que mueren cada año en las carreteras, o las personas que quedan con impedimentos físicos por causa de accidentes. Eso afecta mucho la economía familiar. Muchos no pueden cubrir los costos de vida porque no pueden trabajar y para los gobiernos eso significa tener que dedicar más dinero de su presupuesto para pago de subsidios. El impacto económico de todo esto es tremendamente subestimado.

Sus ideas no han caído en saco roto...

Sin duda, muchos alcaldes de ciudades alrededor del mundo han comenzado a tomar medidas para impulsar el uso de la bicicleta. Hay un argumento de profundidad para acudir al sistema de transporte de dos ruedas.

¿El tema de la bicicleta también se convirtió en un negocio para usted?

Sí, es increíble. Todo comenzó al escribir para un blog sobre el tema de bicicletas, que luego se convirtió en libro, y cuando lo terminaba, me involucré en la editorial Microcosm, de la cual ahora soy socia. Aparte de publicar mis libros, estamos publicando sobre otros temas.

¿Cómo se siente con este éxito?

Es difícil decir cosas y generar un cambio del cual la gente no quiere oír hablar. Es fantástico ver cómo las ideas son validadas por autoridades.

Estoy muy orgullosa de poder proponer algo al movimiento de la bicicleta, sobre la base de dar argumentos y datos ajustados a la realidad económica.

¿Qué piensa de la ciclovía bogotana?

Es toda una institución que se ha estado imitando en muchas partes del mundo, incluido Estados Unidos. Y no me pienso perder de disfrutarla este domingo.

marcri@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado