Brújula / Acción y reacción

Han pasado varios días desde cuando la operación de Avianca en el Puente Aéreo de Bogotá experimentó serios problemas que dejaron un elevado saldo de viajeros enojados por cuenta de los incumplimientos.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 05 de 2013
2013-12-05 04:31 a.m.

Si bien las cosas han vuelto a la normalidad –con inconvenientes que entran en el rango de lo normal y son atribuibles al clima–, todavía está pendiente un juicio de responsabilidades.

La razón es que en el momento de la crisis, las autoridades fueron particularmente duras con la aerolínea.

En las declaraciones hechas por la Aeronáutica Civil y el Ministerio de Transporte se le lanzaron dardos a la compañía y se anunciaron investigaciones, al igual que multas eventuales.

En respuesta, la empresa sostuvo que asumía su parte, pero que el agua sucia debería ser compartida.

El motivo no es otro que los indicadores de eficiencia de Eldorado, los cuales se encuentran por debajo de otros aeropuertos con tráficos similares.

De tal manera, se volvió a insistir en la necesidad de revisar los procedimientos usados y acelerar las inversiones en infraestructura y tecnología, con el fin de que el número de aterrizajes, despegues y tiempo de espera en plataforma se puedan optimizar.

Buena parte de esos planes están en marcha, como lo señaló un comunicado de la Aeronáutica.

De manera implícita, la entidad reconoce que tiene que poner de su parte para que la posibilidad de que vuelva a suceder algo similar a lo de la semana pasada se minimice.

No obstante, sería bueno que las acciones que se van a adoptar vengan acompañadas de un cronograma detallado, así como de un presupuesto renglón por renglón.

Todo con el fin de no crear falsas expectativas y asegurarse de que lo que está por hacer se haga a tiempo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado