Brújula/Un ajuste esperado

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
junio 03 de 2014
2014-06-03 03:46 a.m.

Tal como lo habían anticipado los analistas, el viernes la junta directiva del Banco de la República decidió –por unanimidad– elevar en un cuarto de punto porcentual la tasa de interés que les cobra a los intermediarios financieros por darles liquidez temporal. Tras el reajuste, el costo de dichos fondos quedó en el 3,75 por ciento anual, en lo que se ve como un incremento gradual, pues la expectativa es que más temprano que tarde quede en 4,25 por ciento.

Más allá de que esta vez no hubo sorpresas, vale la pena darle una mirada a cuáles fueron los elementos que el Emisor tuvo en cuenta para su determinación. Para comenzar, es innegable que después de haber terminado el 2013 en niveles históricamente bajos, la inflación ha venido acelerando su ritmo y cada vez se encuentra más cerca del 3 por ciento anual que las autoridades han definido como el punto medio del rango que sirve como meta de largo plazo.

En segundo término, las señales disponibles dan para pensar que la economía se está comportando bien. Tal impresión se encuentra respaldada por el buen comportamiento del empleo, lo cual da para pensar que la demanda interna continuará fuerte.

Adicionalmente, el apetito por el crédito –que mostró signos de moderación durante el segundo semestre del 2013– ha vuelto a abrirse. Según la información disponible, con corte al 16 de mayo, el incremento en la cartera se ubica en un 16,5 por ciento anual, gracias, sobre todo, al ramo hipotecario (con un salto del 31 por ciento) y en menor medida al comercial, igual al promedio.

Parte de la explicación recae en que las tasas de interés no han sentido el apretón reciente. De hecho, el costo del dinero –para todo tipo de préstamos– se ubica en el 10,3 por ciento anual, un punto que es inferior al observado hace tres meses o incluso un año atrás.

Tales elementos combinados llevan a que lo ortodoxo indique darle una vuelta de tuerca adicional a los intereses. Aunque hay un rezago entre la determinación y su manifestación en el mercado, el Banco también considera que es bueno enviar el mensaje de que mantiene corta la rienda y no va a permitir desbordamientos en materia de precios.

Por otra parte, el Emisor reconoció que las circunstancias internacionales han vuelto a incidir en el nivel del dólar, por lo cual seguirá con su política de intervención otro rato, que puede ser más prolongada de lo que se creía.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado